A estas horas seguimos siendo incoherentes

La incoherencia es un mal corrosivo, de los que dividen a sociedades enteras hasta el punto de mantenerlas esclavizadas. Como ejemplo, un caso verídico que no sucedió una vez, sino varias; y seguramente en más de un país.

El día 25 de abril se convocó a los ciudadanos de Madrid para el asedio al Congreso. La verdad es que creo que vamos por buen camino si desde el gobierno anunciaron que el pleno iba a ser cambiado de fecha, eso significa que los gobernantes por fin están empezando a temer al pueblo.

Ese día me fue imposible estar en la manifestación, pero estuve muy al corriente de lo que pasó. Triste me quedé al ver que fue muy poca gente, porque la gente que afirma estar indignada es muchísima.

Pero eso no era lo alarmante; sino lo que estaba pasando en los alrededores de Ciudad Universitaria al mismo tiempo. Ahí estaba dándose un botellón histérico desde las 3 de la tarde. ¿El motivo? San Cemento. ¿Qué es san Cemento? Una fiesta. Describámosla con detalles.

  • Universitarios se arreglan y maquillan,
  • piden dinero a sus padres para comprar alcohol barato,
  • cargan ese alcohol barato en bolsas hasta la zona universitaria, donde hay muchos otros jóvenes con bolsas llenas de botellas de alcohol barato,
  • beben, beben y vuelven a beber,
  • miccionan donde pueden, chicos y chicas y siguen bebiendo,
  • y el proceso continúa hasta el hastío.

No voy a hablar de lo patético que el hecho de emborracharse en sí me ha parecido desde siempre, pero como universitaria voy a decir sin pelos en la lengua que esto es una vergüenza. ¿Estamos locos o qué? Por mucho que a algunos les guste la fiesta, la verdad es que habría que pararse y pensar por qué y para qué estamos en la universidad. Para qué el esfuerzo de unas unidades familiares que están viendo peligrar su integridad. Y qué sentido tiene, en medio de la tempestad que amenaza incluso a la formación académica de muchos, desperdiciar el tiempo. Si eso es mucho pedir, un “¿qué hago aquí bebiendo a las 7 de la tarde? (bajo el sol) (podría estar tranquilamente en mi casa) seria suficiente”

La universidad cada vez está más cara y los jóvenes lo tenemos muy difícil. Por no mencionar que la probabilidad de que el día después de la graduación vayamos al INEM, y nos quedemos ahí mientras pensamos en irnos a buscar trabajo en el extranjero es del 90%. Seguramente si los chicos que estaban en san cemento hubieran ido al congreso, otro gallo hubiese cantado.

Cuando la situación requiere seriedad es insensato empeñarse en seguir con el circo. Entre otras razones, porque eso es incoherencia. Y las personas incoherentes no tienen credibilidad. Y la gente sin credibilidad no se gana el respeto.

¿TE HA SIDO ÚTIL? ¡HAGAMOS QUE LLEGUE A MÁS GENTE!
Anuncios

Una respuesta a “A estas horas seguimos siendo incoherentes

  1. Hola!

    (Creo que soy la primera en comentar ^^) Creo que tienes toda la razón. La gente joven en vez de intentar hacer actividades extra escolares para relajarse, decide estropear su cuerpo bebiendo y puede que haciendo después cosas de las que más tarde se arrepentirán. Creo que hay mejores formas para divertirse que solo beber. Pero, ¿cómo van a madurar? Sólo ellos mismos pueden hacerlo. Hasta que no quieran verlo, no lo harán. Y cada vez la gente parece menos madura. ¡Menos mal que sigue quedando personas sensatas!

    Besos

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s