Sumisa sin querer

“Cuando fue a darse cuenta estaba encadenada, desnuda y de rodillas ante él, como una sumisa. No daba crédito, pues siempre se había visto como una mujer libre. Lo más desconcertante es que llevaba en esa postura bastante tiempo, el suficiente para dejarle el cuerpo resentido. Y sobre —o bajo, ¿sabría ubicarlo ahora?— ese resentimiento, había dolor.

¿Y él? ¿Dónde estaba él? Pensar que él había estado involucrado era en un principio inconcebible. Definitivamente algo debía haber pasado en ese intervalo de tiempo, pero en la habitación sólo habían estado los dos, no obstante, ese collar y esas cadenas ella no recordaba haberlas comprado, ni para jugar.

Al levantar la cabeza y conseguir que su mirada se encontrara con la de él las piezas empezaron a encajar. Los ojos de él no expresaban ni sorpresa, ni pena, ni remordimiento… ¡Nada! Solo la contemplaban con el orgullo de quien cree estar haciendo lo correcto. Esos ojos de cuya mirada en su momento se enamoró.

—Esto no tiene sentido… —intentó decir en su desconcierto.

El suelo escuchó la última palabra de su frase.”

20130531-222543.jpg

¿Quién pone las cadenas en una relación que acaba destruyendo la autoestima de una persona, la víctima o el verdugo? ¿Existe una víctima al 100%? | Foto de internet

Hola—,

Me pregunto qué pasa exactamente en el intervalo de tiempo que separa a la mujer que empieza libre y enamorada de la (misma) mujer que acaba sometida y aguantando malos tratos, cuando esas no son las condiciones iniciales de la unión entre dos. Algo que tengo claro es que el amor no hace sufrir —puede que confunda un poco al principio, pero de eso no pasa—. Si es sufrimiento no es amor, es una relación sumisa-dominante descontrolada. Y si se llora más veces de las que se ríe, eso no es nada bueno.

¿Qué diré? Sé que la degradación es consecuencia del descuido. Sé que mientras se mantiene el respeto la relación se mantiene equilibrada. Lo malo es que hay límites (oh, qué palabra tan cortante) que en nombre del amor se dejan de definir. Y desgraciadamente sólo se plantea su establecimiento cuando las acciones del otro ya han perpetrado un atentado contra la autoestima.

En las relaciones donde están los dominantes y las sumisas todo está consensuado, incluso hay palabras de seguridad que sobre todas las cosas hay que respetar. En el baile el hombre lleva a la mujer mientras ella se deje llevar. ¿Qué cuesta entonces equilibrar consideración y coraje? ¿Por qué una necesita verse ofendida para abrir los ojos y ver que merece un buen trato?

Yo como mujer he decidido que el único dolor que voy a tolerar es el de las agujetas, ¡y porque tiene buenas consecuencias después y me veo orgullosa! Estaré atenta para que se cumpla lo que acabo de escribir…

¡Muchas gracias por leer!
=)

PD: El relato inicial no es un fragmento de un libro, sino obra mía. Puse otro tipo de letra para que constara como una historia. ¿Cómo lo veis?

¿TE HA SIDO ÚTIL? ¡HAGAMOS QUE LLEGUE A MÁS GENTE!
Anuncios

9 Respuestas a “Sumisa sin querer

  1. Hola Esther:

    Acabo de leer el post. Aunque no puedo opinar del contenido porque es un tema para mi completamente desconocido, sí del continente. Te expresas magníficamente. Esto no es algo propio de la gente de ingeniería, lo que hace que tengas un valor añadido.

    Adelante con tus artículos. Muchas gracias.

  2. Hola!

    Yo tampoco sé del tema muy bien porque afortunadamente no he pasado por ello. Me parece un tema muy serio y que hay que estudiar cada situación a parte. Estoy de acuerdo con Javier y me parece que te expresas muy bien, de hecho, creía que “la historia” del principio era de un libro jaja. Así que ya sabes, te animo a que escribas uno, dos, tres y los libros que quieras ;)

    Besos

  3. Hola!
    Ahora me toca a mí, además del contienente, que fuera de dudas, demuestra tu afición por la lectura, si no, sería imposible expresarse así, toca hablar de contenido. A veces, y por desgracia la “degradación” no es fruto del descuido, si no de la falta de autoestima, de la falta de quererse uno mismo y saber decir: se han pasado los límites, pero cuando una persona no se valora lo suficiente, sólo le hace falta un pequeña gota para “engancharse” al dominante, le hace sentir valorada.
    Pero lo que no deberíamos olvidar, es que no sólo las mujeres podemos sufrir esa posición de sumisión, también los hombres pueden acabar en ese papel tan degradante -lo he visto- y lo peor de ello, es que les cuesta más reconocerlo en voz alta e incluso salir de ese círculo.

    Un saludo, y a la espera de tu próxima entrada!!

    • ¡Buenas tardes!

      Estoy de acuerdo con la consecuencia de la degradación que has apuntado, la falta de autoestima y de amor propio. Creo que el mal estado de la autoestima de uno (hombre o mujer), lleva a vivir una relación pensando que el amor tiene que ganarse cumpliendo unas condiciones, porque en realidad no se merece. Desgraciadamente eso pasa más de lo que se quiere admitir…

      ¡Gracias por comentar!

  4. Vaya Señorita !!! Cada día logras sorprenderme … :) creo que voy a tomar como rutina el leerte antes de dormir !!
    Decir que si, efectivamente mucha de la sumisión viene por la falta de autoestima, otro tanto inculcado culturalmente, búsqueda desesperada de amor, pago por la compañía, ser escuchada … No se … Mil cosas te pueden llevar a una situación de maltrato … Es un tema muy complicado la verdad … Un día lo tratamos tranquilamente con nuestro te !!

    • ¡Gracias por leerme, Leticia!

      Es un tema que es complicado y que a mí me pone triste, porque le puede pasar a cualquier mujer, sea una mujer sin estudios o experiencia o una alta ejecutiva o presidenta de un gobierno. En cuanto una se deje llevar por el miedo a estar sola puede producirse una pérdida de dignidad y respeto lamentable. Y lo peor es que eso sucede poco a poco sutilmente.
      ¡Apunto la idea del té! ;)

  5. Pingback: El retroceso frívolo de la literatura erótica | Dandelion's·

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s