Cuando ser ‘duro’ no es ser ‘fuerte’

¡Sábado!

Espero que estéis teniendo un buen fin de semana. Veo que siempre acabo los posts con la misma frase, y os debo tener un tanto hartos. ¡Perdonadme! La digo de corazón. Os agradezco realmente vuestra visita a Dandelion’s =).

Admiro a las personas sinceras, educadas, directas y que se mojan; o son una especie en peligro de extinción, o yo tengo muy pocas alrededor. Ayer Smart Boy y yo mientras hablábamos estuvimos de acuerdo en que actualmente las relaciones se dificultan y consecuentemente destruyen por dos motivos:

  • 1— No somos directos.
  • 2— Nos sobra orgullo.
Distinguir "dureza" de "fuerza" será algo que sabrás cuando llegues a la madurez, seguramente. | Foto de Padurariu Alexandru.

Distinguir “dureza” de “fuerza” será algo que sabrás cuando llegues a la madurez, seguramente. | Foto de Padurariu Alexandru.

Millones de malentendidos nacen de la forma más patosa continuamente, y muchos de ellos quedan sin resolver principalmente por estas dos razones. ¿Qué cuesta decir “no” educadamente en lugar de “sí” a disgusto cuando se quiere decir “no”? ¿Qué cuesta expresar justamente lo que tenemos en mente y arreglar los problemas sin hacer de ellos un drama? En teoría, nada, pero si a día de hoy existen libros que enseñan a decir “no”, hay un grave problema que me pregunto en qué punto de la historia empezó. Mi intención, lejos de insinuar que hay que ser tosco en nombre de la honestidad, es apuntar un fallo muy cometido: esperar a que los demás lean nuestros pensamientos y luego andar enfurruñados porque los demás no nos han entendido.

Infelizmente, ante una equivocación tonta, el orgullo nos hace duros, pero frágiles. Esa dureza temporal al principio puede parecer fuerza, no obstante, cuando uno se quiere dar cuenta la disposición de encarar a otra persona y arreglar el malentendido —o las conductas que llevaron a que se produjeran los problemas en la relación— desapareció, siendo sustituida por otros sentimientos. Por orgullo bastantes veces unos ponen pensamientos en la cabeza de otros y, basados en esas hipótesis que nunca se confirman o desmienten, deciden permanecer para siempre en la confortable posición del “no tengo ganas de hablar”. A veces la verdadera fuerza consiste en poder tragarse el orgullo y pedir perdón cuando hay que hacerlo.

En este post he intentado, dentro de un tema que es delicado y complejo, expresar parte de mi opinión. Podría hacer un ensayo largo sobre lo que consigue hacer la soberbia cuando engaña al ego y al sentido de importancia, pero hoy sólo he querido pararme en este punto. Obviamente, todo hay que medirlo. Hay situaciones en las que distanciarse es necesario no por orgullo, sino por dignidad. Siempre y cuando no se confundan los dos conceptos…

¡Muchas gracias por leerme y hablamos pronto!
¿TE HA SIDO ÚTIL? ¡HAGAMOS QUE LLEGUE A MÁS GENTE!
Anuncios

23 Respuestas a “Cuando ser ‘duro’ no es ser ‘fuerte’

  1. Excelente entrada, como siempre! Es un placer leer textos tan sobresaliente en la forma y el fondo. Coincido plenamente con lo que expones. Un saludo!

    • Un post algo inextricable -genuinamente femenino- como diría cualquier hombre aturdido por tantos conceptos que asimilar en su simple sistema de raciocinio. Es complejo. Vivimos en una sociedad fuertemente antropocéntrica, donde predomina el famoso “Non serviam” de Satanás. Es un “no serviré” basado en la negación de las limitaciones de uno, tanto en lo individual como en lo colectivo. ¿Qué consecuencias tiene creerse como la medida de sí mismo? Pues ir dando tumbos y de un lado para otro sin un rumbo fijo. De ahí las múltiples teorías relativas a mil facetas distintas y que envuelven al ser humano, desde los albores de la humanidad hasta ahora, y que vemos que no están dando resultados.

      Escribo apresuradamente porque en

      • Perdón por la última frase Esther: tengo problemas con el Internet.
        ¡Un beso y buen fin de semana!

  2. Muy, muy sabia reflexión. Todas, y repito, TODAS las parejas del mundo deberían leer este post, ya que es muy instructivo. Reflexionemos un momento, ¿cuántos enfados no han acabado con un gran arrepentimiento interno al darnos cuenta de que no pudimos “sofocar el fuego” a tiempo? Si de verdad amas a una persona (pareja, amigo, familiar, etc.), ¿no debéis expresaros vuestros sentimientos mutuamente, evitar guardaros un rencor seguramente absurdo y ser simplemente felices? ¡Por favor, despertemos, y hagamos un mundo más verdadero hablando entre nosotros con sinceridad y con el simple interés de hacer el bien para el prójimo!
    PD: es difícil ser siempre sincero, yo ahora mismo me encuentro en una situación complicada pues le tengo que decir algo malo a una amiga y no sé cómo. De verdad que leer esto me ha dado mucho ánimo para hacerlo. En cuanto tenga la oportunidad no lo dudaré. :)
    Magnífico post, un besazo guapa. :-*

    • Es una alegría ver que te ha gustado el post y que ha sido útil, ¡gracias por tu aprecio!
      Arreglar un malentendido sólo depende de la voluntad de ambas partes. Hay momentos difíciles que son una prueba para la amistad o el amor, y una vez superados, fortalecen la relación y unen más a las dos personas. En (querer) superarlos está la clave. :)

  3. La base de cualquier relación humana ya sea de amistad o de pareja, es la sinceridad. Pensamos que mostrar nuestros sentimientos y tomar decisiones o pensar algo diferente de las personas que nos rodean es malo y no debemos mostrar debilidad y seguir al rebaño. Error. Si seguimos al resto pero estamos a disgusto como indicas es una debilidad y grande. Si muestras tus pensamientos y compartes inquietudes solo conseguirás que te conozcan más, acercarte a esa persona y afianzar la relación. Creo que es un pilar grande que hay que ir forjando cada día, no dar nada por echo y no dejarnos llevar por la rutina o por la manipulación de la otra parte. Ser libre de pensamiento y acción no es contrario a las relaciones humanas.

    ¿Has pensado en escribir en algún rincón de la prensa? Yo te daría una columnita por semana encantada ;)

    • Estamos de acuerdo Lilu, no hay nada mejor que la sinceridad, primero con uno mismo y luego con los otros. Y después ser coherente :)

      La verdad no me he planteado ser columnista… ¡Gracias por tu aprecio!

  4. Pingback: Love is a verb, | Dandelion's·

  5. Pingback: El ego siempre será infantil. | Dandelion's·

  6. Pingback: Confesiones de un maromo | Dandelion's·

  7. Pingback: El espejo tiene algo que decirte | Dandelion's·

  8. Pingback: En insospechado veneno de la cobardía | Dandelion's·

  9. Pingback: ¿Realmente puede cambiar la gente? | Dandelion's·

  10. Pingback: La complacencia, o ese beso de Judas | Dandelion's·

  11. Pingback: La complacencia, o ese beso de Judas | Dandelion's·

  12. Pingback: 7 cosas que te has quitado de encima al llegar a la madurez | Dandelion's·

  13. Pingback: Liderazgo —la letra pequeña | Dandelion's·

  14. Pingback: Ser fuerte (verbo) | Dandelion's·

  15. Pingback: El amor no es algo que encuentras; es algo que construyes | Dandelion's·

  16. Pingback: Entre la virtud y el peor de los pecados capitales – Dandelion's·

  17. Pingback: Avoiding regrets. | Dandelion's·

  18. Pingback: Autoexigencia: 2 cosas que no te dicen | Dandelion's·

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s