Alemania no es de fiar.

Pero Pepe vuelve.

Alemania puede estar satisfecha, se está quedando con un porcentaje de los mejor cualificados de los países abatidos de Europa, y permanecerá en su estatus a costa de profesionales que dejan sin querer grandes agujeros demográficos. Bien por ella, que además ha logrado que el alemán, una lengua espantosa que casi nadie quería aprender hace cinco años, sea de las más solicitadas en las escuelas de idiomas. Eh, no por gusto, sino por necesidad.

Lo ha tenido fácil. Primero, porque la segunda parte de su hegemonía en Europa —¿100% verdadera o algo ficticia?— ha coincidido justamente con un periodo en el que lo más aterrador es el futuro. “En cuanto acabe la carrera me voy” es una de las frases más escuchadas (que yo también digo).

Segundo, porque en una nación eminentemente industrial como Alemania resulta que ahora no hay suficientes ingenieros; y de no hacer algo al respecto rápidamente, el país se verá vergonzosamente derrotado ante China e India. ¿Qué estaban haciendo los universitarios alemanes? Ahora eso no importa porque realmente no es culpa suya. Las razones son la baja natalidad y el declive demográfico, problemas de difícil solución.

trabajo_Alemania_0

En medio de la angustia española, fruto de ver que miles de recién licenciados acababan en la cola del paro, Alemania anunció que necesita 30000 ingenieros superiores, que hablen alemán, tengan la mejor formación y estén dispuestos a dejar a los seres queridos en España. Y sobre todo, que estén lo bastante desesperados como para aceptar las condiciones laborales y el sueldo. Se dice que los españoles están bien vistos en Alemania por un lado, porque España es su destino veraniego, y por el otro, por tener buenos recuerdos de los primeros inmigrantes españoles, adaptados y acatadores.

Un país consciente de que acoge a gente que huye en masa, obviamente primero se centra en lo que le conviene, diga lo que diga. ¿Cuál es la mínima cantidad que un empresario puede dar a un trabajador sin que se queje? Pues si éste tiene cubiertas las primeras necesidades, puede darle una cantidad de 10; si está apurado, 7; y si está desesperado, con 5 tenemos al profesional besando los pies y dando las gracias. Con toda la que ha caído, a día de hoy un empleo digno ya no parece corresponder a un derecho humano, sino a un privilegio por el que hay que estar agradecido todos los días.

No se trata sólo de tener un empleo donde se ganen 40000€ anuales, por ejemplo. Se trata de poderse librar del escenario hostil en el que España se ha convertido. Y por encima de todo, hablamos de la calidad de vida a la que se va a aspirar, que al fin y al cabo, es lo que importa. Depende de cada uno: Alemania no es un paraíso, igual que España tampoco lo fue para los miles de inmigrantes que entraron desde África y Sudamérica.

Alemania no es de fiar, pero Pepe vuelve. Y cuando llegué se encontrará a Paco. ¡Hombre, Paco no es tonto!

Gracias por leer =)

Anuncios

Una respuesta a “Alemania no es de fiar.

  1. Pingback: El IV Reich. | Dandelion's·

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s