“Lo que hago es bueno para la gente.”

(Creedme, que mando yo.)

Pocas cosas aterran más que alguien haciendo el mal escudado en algún pensamiento que logra eliminar su cargo de conciencia; por el simple hecho de que cuando uno piensa que está haciendo lo correcto (o que al menos, no lo está haciendo tan mal) va con una convicción que difícilmente encuentra frenos.

Con esta idea, el escándalo y los esperpentos en el feudo de Obiang no necesitan más explicaciones. A partir de esta observación se entiende (aunque no se acepte) el deseo de Obiang de conseguir que su pueblo al menos deje de odiarle. Es una postura previsible: ahora que ha quedado avergonzado y tanto él como su hijo son el blanco de muchas críticas, intenta limpiar su ya en sí sucia reputación buscando un poco de tolerancia entre el pueblo para poder decirse a sí mismo y a los demás que lo que está haciendo es bueno. Así no se siente culpable.

la foto 1

El cambio de estrategia de Obiang coincide justamente con un periodo en el que la población, sin haberse dejado atrás la era del terror, las torturas y los asesinatos selectivos, se encuentra en la era de la resignación —cabe preguntar aquí si este era el plan del dictador desde el primer día—. Ahora el conformismo de parte de los guineanos se justifica con el famoso crecimiento económico del país. La renta per cápita de Guinea en 2010 superó a la de países considerados “ricos”; pero no es sorprendente el hecho de que esta bonanza es disfrutada por menos del 30% de los guineanos, porque el otro 70% vive en la miseria y sin acceso a algo tan básico como el agua corriente y la electricidad, y el 20% de los niños mueren antes de cumplir los cinco años. Por otro lado, hablamos de un lugar del que puede decirse que por fin parte de la gente puede poseer algo que hasta ahora no había podido permitirse, primero por la colonización; después por la masacre de la época de la independencia; más tarde, por los años convulsos que separaron la primera dictadura de la segunda y por último, por las expropiaciones llevadas a cabo en la segunda dictadura.

la foto 2En la Guinea actual, establecida como uno de los mercados ofertantes de empleo, dentro de la represión, la censura y la ausencia de libertades, la ciudadanía está con una mentalidad que puede enunciarse como: “que cada uno mire por sí, que al menos tenemos trabajo y comida”. Pero que conste que el régimen no perdona. A modo de ejemplo, si un recién licenciado por la Universidad de Guinea Ecuatorial —el desenlace de un sistema educativo en el que el país no invierte prácticamente nada— quiere acceder a un puesto de trabajo dentro del país, necesita primero ser hijo de Obiang: no uno de los 27 que siguen a Teodorín (hijos de madres que no en todos los casos decidieron serlo libremente), sino uno de los de la Asociación de Hijos de Obiang, suponiendo eso automáticamente ser un chivato del padre, y ganando cierta impunidad entre los demás, puesto que un hijo vela por la seguridad. A causa del miedo generado por la presión grupal y la anulación de la privacidad, esta disparatada idea se ha hecho hueco en las cabezas. En caso de no ser joven y desear un poco de seguridad, puede formarse parte del Movimiento de Amigos de Obiang, Asociación de Mujeres de Obiang, Asociación de Suegras de Obiang o la Asociación de Padres de Obiang. Elijan.

La anulación mental se hizo con Guinea y en nombre de la seguridad se legalizó, haciendo por un lado que haya gente que se ha dejado impresionar por el régimen (por las infraestructuras, hospitales y complejos turísticos que han sido construidos en el tiempo de Obiang); pero por otro, que tengamos ciudadanos que al hablar defienden al gobierno con vehemencia, no vaya a estarles oyendo un hijo de Obiang. Para más inri, la vista del aparente desarrollo de la antigua colonia española induce a cerrar la boca para evitar meterse en líos y hacerse con todo el dinero posible, ahora que dentro país supuestamente uno se puede enriquecer. Parece mentira que a cambio de una pequeña dosis de prosperidad se haya renunciado a la libertad.

Pero ¿qué es la riqueza que hace progresar a un país? No es simplemente el PIB, eso todos lo sabemos. Riqueza es primero dejar de ser un paraíso fiscal. Es terminar con la corrupción, invertir en partidas eficaces como sanidad y educación, industria, agua para todos, poder desplazarse libremente. Pero sobre todo, prosperidad es que todos tengan los mismos derechos, deberes y oportunidades, porque tengo entendido que la riqueza de un país que carece de libertad es una insolencia, y más en este caso, donde la economía no se fundamenta en nada fiable. No se progresa con las manos atadas.

Guinea es un país de indignantes contradicciones, y desafortunadamente hay sectores políticos y económicos del exterior a los que no les viene mal que la ex-colonia española siga siendo un feudo sin voz. Justamente es del exterior de donde procedería la ayuda necesaria para derrocar esta dictadura, como hemos visto en varios países recientemente. Pero el exterior permanece con la boca cerrada ante este panorama.

La silenciosa complicidad de un Occidente pusilánime me lleva a plantearme, ¿qué opciones quedan? Lo inaceptable es lo inaceptable, por mucho que algunos pretendan hacerlo admisible por impresión o resignación. Aunque el valiente sector que se enfrenta a esta tiranía sea minoritario y esté abandonado a su suerte porque alrededor todos viven con miedo. Ante esta cuestión sin resolver, creo que los principios y valores ahora son más necesarios que nunca para luchar y no claudicar pasivamente. La pasividad es la peor de las actitudes, ¿y no es esa justamente la actitud que algunos quieren que se adopte?

Agradezco vuestra lectura y pido vuestra opinión.

Entradas relacionadas:

"Callad, que sigo siendo el rey"

“Callad, que sigo siendo el rey”

Anuncios

5 Respuestas a ““Lo que hago es bueno para la gente.”

  1. Una auténtica pesadilla vital para los ecuatoguineanos, y tienes mucha razón al afirmar que existe como tal por intereses extranjeros.
    Gracias por la información sobre un país del que apenas se dice nada nunca.
    Saludos.

    • ¿Cómo puede despertar un pueblo atrapado en una pesadilla que se mantiene gracias a los de fuera y parte de los de dentro del país?

      Muchas gracias por leerme y opinar =)

  2. Pingback: Después de esto, la barbarie. | Dandelion's·

  3. Todo este grave asunto era desconocido para mi, y no dudo que para millones!. Suena algo asi como el genocidio en Ruanda… Sin embargo, por lo menos, sembrare la semilla de la curiosidad, compartiendo tu articulo. Es lo menos que puedo hacer, por ahora. Enhorabuena tu interes por informar y gracias. Lo. Demas … corresponde a ca da individuo. Abrazos.😊

    • Muchas gracias por tu aprecio Selunita, es un tema desconocido pero no por eso menos grave, por eso he hablado de él aquí. Informados llegamos más lejos. ¡Un abrazo!

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s