Lo que ocurre cuando sutilmente te llaman fea

 HUNDIR TU AUTOESTIMA PARA PONERTE A SU MERCED

Parece que la idea de aceptación social por mera cuestión estética es más tirana que el peor de los despotismos. Esa es la razón por la que la industria de la belleza es la más pujante. Y por la que la idea “sé así para que seas aceptable” ha construido todo un cliché. Las consecuencias más extremas pasan desde Corea del Sur, donde muchos jóvenes arriesgan su integridad física en operaciones de cirugía estética, hasta Europa y América, donde la mayoría de las mujeres negras gasta millonadas en productos abrasivos para alisarse el cabello, extensiones y cremas para aclarar la piel.

Hace tiempo, en Londres, iba un día por la calle a comprar comida, y un señor de una tienda de cosméticos aparentemente súper exclusivos —seriously, a cool guy— debió confundirme con una rica ridícula, porque me abordó e invitó a entrar en su tienda.

A una tienda que te mira con desprecio y te dice:

Foto de internet

Foto de internet

FUERA.

Primero, preguntó qué cremas uso para mi cara, y tras responderle, me soltó en un inglés despreocupado: “Uh, no me extraña que estés así”. Me reí ante un pequeño ataque que a decir verdad no es la primera vez que recibo —aunque no me gusta—, y disfruté de la función. Bueno, pues todo lo que se sucedió después fue para buscar encasquetarme una crema de 400£ supuestamente rebajada a 100, en una tienda donde las cremas cuestan de 400 a 1800£.

Claro que me fui.

Os voy a decir algo: el día que la piel necesite cremas de 1800£ (¥, €, $) para estar sana y radiante, a los pobres se nos podrá arrugar y caer la piel a pedazos sin necesitar redención, y las ricas que usan cremas extravagantes que contienen excrementos de ruiseñor, por ejemplo, se habrán hecho con el elixir de la perfección. ¿Desde cuándo la piel necesita cremas tan extravagantes para vivir? Que yo sepa, la salud de la piel es algo que va desde dentro hacia fuera. Los cosméticos ayudan, sin embargo de nada sirve una crema de placenta de oveja si una se alimenta mal, bebe poca agua, fuma y duerme pocas horas. Aunque a saber, las hay que tienen piel de porcelana  hagan lo que hagan.

Lo que no acepto es que, por un mero interés comercial, se fuerce a todo lo de alrededor a ser lo que un canon de belleza determine. Y lo peor, es que se juegue con algo tan sensible como la autoestima de la gente con esa frivolidad. La autoestima llega a ser un arma de manipulación cruel, de hecho, puede generarse tal confusión que lo bello sea, meramente, lo que un lobby acomodado diga.

Pero bueno, las chicas que no tenemos piel de porcelana somos el comprensible blanco de los señores que quieren vender sus cremas… Que por cierto, ¿de qué están hechas? Si la crema contiene oro o diamantes pulverizados, disculpen, pero prefiero al oro y a los diamantes en las joyas. Nada dice que el oro sea bueno para la piel. Hay productos de cuya eficacia en los animales que los producen no puedo decir nada —véase la baba de caracol—, pero cuando llegamos a los humanos, la eficacia es, a mi juicio, más que cuestionable. De todas formas, algún error debe haber si para anunciar una crema que te hace perfecta, la modelo se pone dos kilos de maquillaje y la retocan con Photoshop…

Menos mal que no rumié mi mosqueo durante mucho tiempo. Al llegar a mi residencia y contarlo, se rieron bastante. “¡Buah, esas cremas no las venden ni a tiros, tía!” “Se les nota, nadie les compra y te la quieren encasquetar como si te hicieran un favor…” “Vale, no era para tanto”, me dije aliviada. “No es porque mi cara sea horrorosa”. Tras lo de la tienda me había entrado la duda. Poco después, un chico en la calle me dijo que tenía una babyface. De él también huí, no sin antes desear que lo de babyface hubiera ido en serio y sin intereses económicos por delante.

Lo que me pasó es un ejemplo muy tonto, pero no deberíamos subestimar los estragos que causa en las cabezas el bombardeo de publicidad en el que únicamente exponen como bello un único tipo de cuerpo, pelo o piel. Durante generaciones se ha predicado que las únicas mujeres guapas del mundo son las que se parecen a las modelos (no hablo de delgadez, sino de rasgos, color, pelo), y esto ha hecho, como dije al principio, que las que no se parecían al canon fueran o no contratadas en ciertos puestos de trabajo, o consideras feas sin más. Así que “las feas” han sido feas hasta que han cuestionado ese cliché. Pero aún queda mucho. El Photoshop y la industria de la moda han hecho muchísimo daño. Y no están por la labor de indemnizarnos que digamos…

—♣—

*No tengo la piel de porcelana, aunque a la hora de echarme años nadie acierta, ¡y sin maquillaje! Ya les gustaría eso a las de los kilos de potingues.

¡GRACIAS POR LEER! SI TE HA GUSTADO ESTE POST POR FAVOR AYÚDAME A HACERLO LLEGAR A MÁS GENTE CON LOS BOTONES “ME GUSTA” Y ENLACES A LAS REDES SOCIALES. Y TAMBIÉN SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL TANTO DE LA PUBLICACIÓN DE NUEVOS ARTÍCULOS~
Anuncios

4 Respuestas a “Lo que ocurre cuando sutilmente te llaman fea

  1. Vaya, McQueen, eres muy pacífica!.
    Un vendedor así de “agresivo” merece una respuesta más adecuada, (yo mismo se insultar en 13 idiomas).
    Respecto a las cremas de belleza, siempre me han recordado a los famosos elixires que vendían en los pueblos de las pelis del Oeste, que lo mismo curaban el paludismo que hacían crecer el pelo, y es que hay más tont@s que ventanas dispuest@s a gastar fortunas en artículos inútiles.
    Un saludo.

    • Ya, yo sé que el hombre no tenía razón… no soy una chica fea. Pero me estás tentando a preguntarte cuáles son esos 13 idiomas =).
      Sobre las cremas de belleza, hay cada cosa loca… Por ejemplo, hace unos años se puso de moda la crema de baba de caracol, y ahora han ido más allá, y en los centros de ricas ridículas te dejan una hora tumbada con caracoles moviéndose por tu cara. ¡No sé cómo la piel humana aguanta tantas infamias!
      Gracias por venir

      • Naturalmente, no HABLO 13 idiomas, pero insulto hasta en yiddish.
        De lo de la baba de caracol… mis tías a sus casi 80 años se gastaron un montón de euracos en ello con el fin de… ¿de qué?.
        Como ves, cuando hablo de tontos y ventanas se por qué lo hago.
        Un saludo cordial, McQueen!.

  2. Pues a mi tu piel me parece un regalo de gran valor … para qué quieres porcelana pudiendo elegir Onix???
    La porcelana no es más que arcilla que en cuanto cae se rompe … se ven todos sus defectos tras el más mínimo golpecillo …
    En cambio el Onix es una piedra semipreciosa … sílice ni más ni menos … De piedras de sílice salen las porcelanas … no se si entiendes la metáfora … de África viene el ser humano … ;)
    No quieras tener piel de porcelana, admira tu brillante piel de Onix y paséala como la joya preciosa que es ;D

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s