En defensa de un poquito de vanidad.

Y de las ambiciones superficiales que al final se profundizan y te cambian la vida.

¡Buen viernes a todos!

Lo admitamos o no, en parte nuestra autoestima depende de la imagen que nuestro cuerpo nos da cuando nos miramos al espejo. Y siendo honestos, esa es la causa de la tensa relación entre mucha gente y la salud-estética y las confusiones que se generan en nombre del bienestar.

Cualquiera puede corear las bondades del ejercicio físico (fitness), y sabemos que deberíamos considerar el ejercicio como un estilo de vida de salud, longevidad, y mejorías a largo plazo. A pesar de ello lo normal es empezar un plan de ejercicios enfocado en los asuntos superficiales. Si yo me definiera como una excepción estaría mintiendo. Cuando hago ejercicio no finjo no estar pensando en lo que celebraré dentro de unos meses mientras me fuerzo a pensar en que probablemente viviré 2 años más. Y en momentos de dificultad lo que enseguida me motiva no son los grandes pensamientos elevados, sino los pequeños pensamientos vanidosos, que sé que no pasan solo por mi cabeza.

Vanidad : del latín vanitas. Deseo excesivo de mostrar las propias cualidades y de que sean reconocidas y alabadas.

Por supuesto, hay muchísimas críticas por parte de algunos que afirman que animar a la gente a conseguir barrigas planas, traseros levantados y brazos tonificados es parte de una ideología insana y superficial, que sólo esculpe los cuerpos a costa de dejar huecas las mentes. Vale, hay casos que demuestran que esos críticos tienen razón. Pero hay una inexorable deducción que deja claro que un ser inteligente aspirante a la auto mejora continua, y que se considera a sí mismo como un conjunto —de cuerpo y mente— asumirá que un cuerpo sano, fuerte y agradable a la vista provee una mejor calidad de vida que un cuerpo pesado por excesivos kilos de grasa, por decir un caso. Un cuerpo satisfactorio da más confianza que un cuerpo que da motivos de queja todos los días. Y quien ha seguido un plan de ejercicio disciplinadamente y ha visto los buenos resultados obtenidos con la paciencia y la tenacidad sabe que esa confianza (confidence) no te la quita nadie.

The fantasy world of ants-753553-2

Obviamente, todo lo que se dice en este post está dentro de las condiciones de salud y equilibrio verdaderos, que “delgadez” no necesariamente significa “salud”, y visto lo visto, “cachas” no significa necesariamente “fuerte” | Foto de internet

A esta línea de pensamiento se llega siendo honesto con uno mismo: a mí no me parece mal ejercitarse con la cantidad justa de vanidad —si vanidad es la palabra correcta—, puesto que el proceso de auto mejora incluye esto. Y sí, es bueno mejorar el cuerpo (sin olvidar la mente) siempre que se pueda. Por otro lado, se admite esta pequeña vanidad siempre que sea realista y con el objetivo principal de estar bien con uno mismo, y no para agradar a terceros, grupos, una talla 36, etc. Y en coherencia con ello, he de decir que hay personas que a día de hoy son lo que son evidentemente por el partido que sacaron a las inseguridades que en un momento tuvieron sobre su cuerpo, porque vieron una incomodidad como una señal para el cambio. Eso no implica ser un palillo obseso que cuenta las calorías que ingiere al día, sino ser una persona segura de sí misma y de sus capacidades, competente y con el suficiente amor propio como para cuidar el único cuerpo que tiene.

Después de todo, pocas cosas hay más gratificantes que descubrir el potencial que se tiene. Cuando abordamos un tema así, apreciamos que lo que suele ocurrir es que uno empieza con un plan aparentemente poco profundo, y al final, si quiere, acaba curiosamente desarrollando capacidades que le valen para el día a día. Hay mejorías que se extrapolan de forma imperceptible, y a mi juicio, eso también es crecer fuera de la zona de confort.

¡Gracias por leer!

Anuncios

2 Respuestas a “En defensa de un poquito de vanidad.

  1. Totalmente de acuerdo!!! Yo empecé a practicar spining por. modelar el cuerpo … A día de hoy mi cuerpo está igual o incluso más rechonchin … Sin embargo, sigo haciendo spining, no para conseguir un cuerpo escultorico porque ya he comprobado que solo con spining no basta, sino porque me sirve de vía de escape … Me relaja, me ayuda a sentirme mejor, dormir y liberar tensiones !!
    Tienes que venirte un día conmigo al gym!!!

    • La sesión del gym sigue en pie :)
      Personalmente, yo corriendo estoy aprendiendo paciencia y disciplina. Paciencia para poder llegar a cumplir tu meta sin aburrirte antes y abandonar, disciplina por dos motivos:
      1-Para conocerme a mí misma y saber en qué estado estoy para gestionar mis fuerzas de forma eficiente (por ejemplo, no acelerarse al principio de una carrera de 10 km porque en el kilómetro 4 ya no podrás más)
      2-Comprometerme y asumir un compromiso.
      ¡Y no hay que tener miedo a los ejercicios de musculación, de hecho, hay que amarlos! Son los que hacen al cuerpo fuerte y entre todos, a la mente más fuerte.

      ¡Un saludo! Y gracias por venir :D

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s