“Soy diferente a las demás”

(aunque hago lo mismo que ellas.)

Si cada cosa que hago proveyera un título, yo sería inevitablemente blogger, runner, photographer, confectioner, decorator, y algunas otras cosas en inglés. Veo que si me atribuyera esos títulos sería un poco repelente. Respeto cualquier discrepancia.

Hola. Hay fenómenos que existen por causa —o por culpa, puesto que sujetos están a su naturaleza y consecuencias— de internet. El de las bloggers* de moda (fashion bloggers) puede compararse con el boom inmobiliario por el que ahora España no responde, y que para bastantes puso en jaque a las revistas de moda que por dejarnos ver cómo se combinaba la prenda A con la B nos hacían pagar 3,50€. En eso yo personalmente agradezco a las bloggers por democratizar la moda. Y por desafiar a los “sabios”.

Al menos esa es la idea original; el afán filantrópico de dar inspiración a cualquier mujer, dado que tenemos la (¿mala?) fama de padecer cada día ante el dilema de nuestros armarios abiertos.

Lo que me enerva del fenómeno de la moda no es todo el barullo en el que las modelos se ven metidas y los riesgos a los que ellas mismas se exponen; más bien me disgusta la distorsión de la realidad que un puñado de fotos mal interpretadas produce. Contemos, para explicarme, con que hay dos tipos de diarios de moda, cuya relación genera este peligro:

  • en primer lugar, el de la “gran blogger” que tiene ropa en cantidades groseras y de marcas de poca ética, joyas, fotógrafos, Photoshop, dinero, un novio rico con el que siempre viaja y está continuamente en ciudades llenas de luces, glamour y vanidad. Parece que únicamente se dedica a la moda,
  • y en segundo lugar la “pequeña blogger”, que tiene menos dinero y su modo de proceder es: uno, ser ingeniosa con lo que tiene y con la cabeza despejada demostrar al mundo que no hace falta ser rica para vestir con clase, o dos, intentar emular a las grandes a costa de su tiempo y dinero para comprar ropa y complementos de marca, arrastrar a su novio (y lo que no es novio) para que le haga las fotos, perder varias tallas de ropa… Contemos con que la “pequeña blogger” es o estudiante, o trabajadora, por tanto, que tiene más cosas que hacer. Al no ser la moda la profesión, en este segundo caso se puede fácilmente perder el equilibrio por dejar el mundo real de lado y vivir el virtual.

“Strike a pose!” Formas de posar para las fotos de forma “original, elegante y con estilo propio”. Guía seguida por prácticamente todas. Entonces ¿qué nos queda de la originalidad? | Guía de internet

El problema radica en que la “pequeña blogger” se agobia porque su comparación con las grandes la hace olvidar que las envidiadas reciben ropa y complementos de las marcas para que los promocionen. Ejemplo destacado son los personajes del abyecto anuncio de Loewe, rich peoplelíderes de la moda, que la marca vistió y presentó como la crème de la crème española en talento y personalidad. Con razón en 3 minutos y medio a España se le perdió el respeto. Pero enseguida se vendieron todos los bolsos, a 1600€ cada uno. Ante nuestra estupefacción, el fin justificó los medios.

Las marcas tienen sus intereses, cosa que a muchos se les olvida. Hay marcas por otro lado que se aprovechan de la inexperiencia de algunos para promocionarse gratis; como sucede en los blogs especializados en manos de no especialistas. O no, porque hay cientos de blogs que a veces una mira y se pregunta a santo de qué anuncian tantas marcas con toda esa generosidad, sabiendo que las firmas elitistas ni saben que esos blogs existen. O pasan de la gente a menos que ésta sea un medio para alcanzar el fin.

A pesar de ello en este polémico fenómeno se percibe una excesiva cantidad de ego que es una falta de respeto social. Derecho tienen dentro de sus espacios, los fashion bloggers a pedir que no nos metamos con ellos.

Que pidan. Pero antes de pedir, que se lo hagan mirar. Si quieren ser líderes, que primero respeten a la sociedad. Que salgan del engaño de creer que un bolso caro da más estilo que uno no caro —el mundo de la moda es duramente criticado por su ostentación—. Supuestamente los blogs están para aportar el pragmatismo del que las revistas de moda carecen; y por eso en segundo lugar necesitan responsabilidad, y no degenerar en gente pretenciosa por dejarse llevar. Toda blogger de moda se enorgullece de tener su propio estilo. Pero lo que mis ojos ven dentro de esa afirmación, es que todas son como todas, o todas se imitan entre todas. ¿No es eso patético?

Al menos a mí me lo parece. ¡Gracias por leer!

*(/ˈblɒ.ɡə(ɹ)/ en acento británico, el que me gusta a mí, y /ˈblɔ.ɡɚ/, en acento estadounidense, el que les gusta a otros),

¡GRACIAS POR LEER! SI TE HA GUSTADO ESTE POST POR FAVOR AYÚDAME A HACERLO LLEGAR A MÁS GENTE CON LOS BOTONES “ME GUSTA” Y ENLACES A LAS REDES SOCIALES. Y TAMBIÉN SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL TANTO DE LA PUBLICACIÓN DE NUEVOS ARTÍCULOS~
Anuncios

7 Respuestas a ““Soy diferente a las demás”

  1. Hola querida Ester!
    Como ya sabrás yo tengo un blog de moda y estoy muy de acuerdo contigo en que las grandes marcas se han demacrado para llegar a todos. Es decir, antes marcas como Chanel, Vuitton… Eran carísimas pero a la vez sofisticadas. Hoy en día si ves sus colecciones descubres que es casi todo hornera y, que si quieres comprar algo más clásico y elegante, te cuesta aún más caro.
    Ahora bien, he de discrepar en lo de que todas copian a todas. Es verdad que la mayoría si, pero yo por ejemplo si algo se pone hiper de moda, paso de comprármelo. No quiero inventar o llevar algo ya requetevisto!! Y por ejemplo, la bloggers que a ti te gusta: Wendy’s Lookbook, tampoco suele copiar a nadie.
    Bueno te dejo, que tengo cosas que estudiar! 😘

    • ¡Hola! Bienvenida y agradecida es la opinión y discrepancia de una blogger de moda =)
      Mi opinión respecto de las marcas es esta: vale que en un principio fueran los símbolos de la elegancia y el estilo, y que aún pretendan significar eso. Lo que ha pasado es que ahora muchas de esas marcas tiran de su fama y de la imagen que de sí mismas construyeron para vender productos de inferior calidad a precios muy altos, y también para, bajo el lema del estilo propio y exclusivo, incitar a los que se pueda a ser como la marca. La exclusividad y el buen gusto no están en la firma, sino en la clase de la persona que lleva la ropa (no recuerdo si fue Coco Chanel quien dijo algo así).

      En el caso de Wendy, ella vive de la moda (ya ves el tipo de vida que lleva) y para dar un ejemplo, su pulsera de compromiso ni la compró ella ni la compró su hombre, sino que Tacori se la regaló, seguro. Y ahora en cada post tenemos publicidad de esa marca.

      (Y ahora una confidencia: Wendy es destacada pero cuando sus looks carecen de pragmatismo no la hago caso. Y tengo claro que bajo ningún concepto puedo comparar mi vida con la suya)
      ¡Ánimo con los estudios!

  2. Vaya…es que tocas un tema en el que los propios términos ya lo dicen todo, en cuanto a contrarios a lo personal: “moda”…”tendencia”…”estilo”…ya los palabrejos dicen bastante. Para mí-pese a ser hombre me atrevo a comentar aquí, lo digo porque por la razón que sea planteas el tema en términos femeninos-, la cosa está clara: si tuviera mucho dinero, y me gustase la ropa (no digo “la moda” por lo que comentado antes), me parece que lo lógico sería ir a un sastre a que me hicera ropa “a medida”….eso sí que es “exclusivo” (flipo cuando veo ese calificativo aplicado a ropa hecha “en serie”-o quizás yo tenga una idea muy rara de lo que significa “exclusivo”-…y por descontado, no pagaría un pastón por la “exclusividad” de determinados modelos que, más o menos elitistas, no dejan de ser pret a porter..y encima que se vea bien la marca, que de paso les hago publicidad de gratis…por calificar todo eso de la manera más eufemística y educada que se me ocurre, lo definiría como absurdo…en todo caso, ocioso: cuando me pongo esas cosas, en realidad no estoy “diciendo” que soy “diferente”…estoy diciendo que “soy diferente de unos por el hecho de parecerme a otros”…¿qué mas da? es lo mismo

    • ¡Hola Eduardo!
      Me alegra que opines en este post, porque tenía pendiente conocer la opinión de un hombre respecto a este tema, así que bienvenido es tu atrevimiento =)
      Había planteado el asunto en términos femeninos porque los blogs de moda son prácticamente territorio de mujeres (dicen que solo un 2% son de hombres). Primero, me ha gustado que definas la verdadera exclusividad y que derribes la idea pobre y degenerada que ahora muchos tienen del concepto. Y sí, la idea engañosa de las marcas es resumible en la frase que dijiste el otro día: “ten personalidad, ¡imítame!”

  3. Claro…lo que ocurre es que el tema de fondo es tan dado a extrapolarlo a tantas actitudes…quiero decir que puede que los hombres no compren muchas revistas de moda…pero los mecanismos que les mueven son los mismos en cuanto a…yo que sé?…el tipo de peinado, el tipo de chupa de cuero, el tipo de coche, incluso el tipo de cubata…lo bueno de temas como los que planteas es que, en realidad, el tema concreto es simple excusa para aludir a cuestiones que son más profundas. Como le decía el otro día a unos amigos heavymetaleros, la misma motivación tiene un ejecutivo comercial que se pone americana y corbata “stadards”, que un heavy que se pone chupa de cuero, tacones cubanos y extensiones en el pelo: uniformes, al fin y al cabo. Lo que más me irrita es eso: tanto en cosas como la “moda de postín”, como la estética de “tribus urbanas”, incurre, tal como lo veo, en lo mismo…una cierta pretensión de distinción que es contradictoria en la medida que se manifiesta “rebeldía contra un sector mediante anexión a otro”…Y me refiero a sectores tanto en términos económicos, de jerarquía social, o lo que sea…Pero en el fondo creo que lo que subyace es un “querer y no poder”…Querer y no poder es tanto lo que hace un pijo/a que pretende decir que “es más mejor” por llevar ropitas caras “de diseño”, como un heavy que no sabe ni como se afina una guitarra eléctrica y como mucho alcanza a ponerse aretes en las orejas… En realidad las cosas “en serio” se hacen de otro modo, y la personalidad y las actitudes se manifiestan con otro tipo de comportamientos…

  4. Solo añadir que…bueno…la “estética”, como fín en si mismo, es algo tan absurdo…Quiero decir, es muy respetable que a alguien le guste la ropa, pero el problema, como con tantas otras cosas hoy en día, es que la industria “exagere” lo estético hasta el punto de que pretenda buscarle poco menos que razón suficiente “en sí mismo”. Hay ciertas cosas que deberían, por lógica, ser “añadidos” o consecuencias “menores” de otras: ser un personaje “famoso” debiera ser consecuencia de una carrera (profesional, científica, artística), no tiene sentido que la carrera de alguien sea “ser famoso”…Tener un cuerpo hipermusculado debería ser la consecuencia de una actividad “algo más entretenida” que el simple hecho de tener músculos…Y vestirse de un modo u otro, debería ser un añadido motivado por cuestiones de orden práctico, estético o higiénico asociadas a cosas más “enriquecedoras” que el simple hecho de vestir…y eso es lo que más me indigna: una industria que poco menos que le está diciendo a la gente que “eres lo que eres” por cómo te vistes….vamos, hijo/a, que partimos de la base de que no das más de tí que para preocuparte de tu indumentaria…en fín…

    • Hay que estar alerta para no dejarse llevar, porque si no, uno acaba arrastrado por cualquier corriente. Lo peor son esas corrientes que se disfrazan de independencia y rebeldía… ya uno acaba perdido, Eduardo.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s