“I just want the money”

(aunque por él pierda todos los escrúpulos. En las manifestaciones se grita “fuera empresas de la universidad”. Pero estamos peor de lo que pensábamos. La Educación en un país dictatorial es necesaria, pero si el dictador de ese país tiene a esta educación cogida por los pelos del cogote se dan estos cuadros penosos)

Buenos días señores,

Cuando en “Callad, que sigo siendo el rey” pregunté abiertamente si los intereses estratégicos de las súper potencias estaban por encima de los principios éticos teníamos pruebas que decían que la respuesta es si. Pero no me esperaba una respuesta tan categórica como la que lo que leerán a continuación trae.

Hace unos días, como si no tuviéramos suficiente con la perplejidad en la que el Gobierno español nos ha sumido en los últimos tres años, supimos que la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) deshaciéndose ridículamente de todos sus escrúpulos, ha invitado a un acto en Bruselas al dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang porque al hombre le apetecía darse una vuelta por Europa. (antes de continuar, en caso de que os falte algún dato, os pido que leáis los posts que describen su vida y milagros: “Callad, que sigo siendo el rey”, “Lo que hago es bueno para la gente” y “Después de esto, la barbarie”).

Ineludible fue la lluvia de protestas en forma de correos que llegaron al rector de la UNED desde la más absoluta primero perplejidad y después, indignación, dada la cantidad de información a la que actualmente podemos acceder. En primer lugar se le recriminó la falta de conciencia y en segundo, la falta de integridad al disponerse a hacer algo que carece de justificación. Todo acto que suponga un amago de acercamiento a alguien que ha atentado sistemáticamente contra los derechos humanos se ve como un acto de complicidad. Esto es así.

Voy a dejarles dos cartas abiertas: la que envió un profesor de la citada universidad al rector, y la que éste envió en respuesta a todas las críticas. Los hechos hablan por sí solos.

Rector Magnífico de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED):

En mi calidad de Profesor Titular, en la UNED, de la asignatura “Antropología de los Pueblos de Guinea Ecuatorial” en el Grado de Antropología Social y Cultural, y de Investigador Principal del Proyecto de Investigación concedido a la UNED para los años 2013-16, “Lo que sabemos, ignoramos, inventamos y deformamos acerca del pasado y el presente de Guinea Ecuatorial. Revisión crítica multidisciplinar y nuevas vías de investigación” (HAR2012-34599), considero que, entre mis obligaciones como docente e investigador en la Universidad de la que usted es Rector, se incluye la de hacerle partícipe de la perplejidad y la desolación que me ha suscitado la sorprendente noticia de que el Centro Asociado de la UNED en Bruselas ha invitado a Teodoro Obiang Nguema a impartir una conferencia en la sede que comparte en la capital belga y europea con el Instituto Cervantes (EL PAIS, 20-03-2014)

Le supongo conocedor de al menos una pequeña parte de la abundante documentación y bibliografía internacional que ofrecen un abrumador testimonio de que Teodoro Obiang Nguema, además de cómplice directo y ejecutor de una gran parte de los abominables crímenes por los que él mismo ejecutó –tras derrocarle- a su tío y anterior dictador, Macías Nguema, es uno de los tiranos del mundo con más intenso y dilatado historial de corrupción económica y sistemática violación de los Derechos Humanos. Como usted sin duda conoce, son innumerables los informes de organismos internacionales de toda fiabilidad que acreditan año tras año, desde 1979 hasta hoy, que, al mismo tiempo que Obiang se ha convertido en uno de los hombres más ricos del mundo al apropiarse personalmente de la inmensa riqueza “nacional” derivada de la explotación del petróleo, el país que domina y la población a la que somete ofrecen en todas las estadísticas internacionales los más altos índices de corrupción y los más bajos índices de educación, sanidad y nivel de vida de la población.

Por todo ello, no logro adivinar ninguna justificación posible o excusa válida para que la UNED le ofrezca desinteresadamente a Obiang la oportunidad publicitaria de maquillar y “legitimar” su siniestra figura que supondrá sin duda, si llega a celebrarse, su conferencia en Bruselas. Conozco bien las dificultades financieras que para la permanencia de la UNED en Guinea están suponiendo los brutales recortes económicos en los presupuestos de la Cooperación Española y supongo que habrá quien piense que el dinero de Obiang es tan bueno como cualquier otro para “salvar” la encomiable tarea educativa que la UNED realiza allí, pero no creo ser el único en pensar, entre los interesados por esa “salvación” por uno u otro motivo, que no se debe pagar cualquier precio por ello: no se debe, por ejemplo, contribuir al maquillaje democrático y la legitimación internacional de un dictador corrupto.

Le ruego, por tanto, que reconsidere su desafortunada decisión (o la decisión de alguno de sus subordinados, si ése es el caso) y suspenda la anunciada conferencia de Obiang en el Centro de la UNED en Bruselas, ahorrándonos así al personal docente y administrativo de la UNED la vergüenza irreparable que supondría su celebración.

Un cordial saludo.

Dr. Juan Ramón Aranzadi Martínez

20140325-101605.jpg

Esta es una carta abierta a la que tuve acceso, que conste que hay decenas privadas. A esto el rector, abrumado ante su bandeja de entrada de correo electrónico llena de quejas y críticas probablemente por primera vez en su vida, tras asomarse al modus operandi de los gobernantes y tomar ejemplo, resuelto, respondió:

CARTA ABIERTA A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA DE LA UNED

 

En estos últimos días he recibido y leído con atención diversas cartas y mensajes en relación con la próxima presencia del presidente de Guinea Ecuatorial en el centro asociado de la UNED en Bruselas. Habiéndolas recibido en calidad de rector, no considero oportuno responder a título personal, aunque obviamente tenga mi propia opinión acerca de los comentarios que he recibido, muchos de los cuales comparto. Dejo de lado los insultos y las agresiones, impropios de un medio universitario, pero desgraciadamente presentes en ocasiones.

Así pues, me dirijo a toda la comunidad universitaria como rector de esta universidad que lleva más de treinta años contribuyendo a formar universitarios en Guinea Ecuatorial. Creo que no hará falta que recuerde las aportaciones que la UNED ha realizado en este dilatado tiempo a la sociedad y a los ciudadanos y ciudadanas ecuatoguineanos, un buen número de los cuales se ha formado gracias a nuestra actividad en aquel país, con el que tenemos lazos históricos, lingüísticos y culturales que no debemos olvidar. Nuestra presencia ha sido ampliamente reconocida por una pluralidad de personas y organizaciones como un factor de desarrollo social e igualdad de género y ha servido para la creación de un espacio plural y de rigor intelectual en un entorno que lo necesitaba y lo sigue necesitando.

Desde hace más de un año, como efecto de los recortes que ha experimentado la cooperación española y también la propia UNED, nuestra presencia en el centro asociado de Bata y Malabo se encuentra reducida a la celebración de un número limitado de pruebas presenciales a los estudiantes de años anteriores. No obstante, la convicción de que prestamos un servicio estimable al pueblo guineano nos ha decidido a buscar los medios para no cerrarlo definitivamente. Por otra parte, nuestra presencia obliga a la UNED a mantener unas relaciones correctas con las autoridades del país, más allá de las valoraciones personales. Al menos, creo que esa es mi obligación como rector y por tanto debo actuar en consecuencia.

Estoy convencido de que la tarea que realizamos en Guinea Ecuatorial de cooperación al desarrollo, similar a la que realizan otras universidades y organizaciones no gubernamentales en ese y otros países, es claramente positiva para la formación de ciudadanos bien preparados personal y profesionalmente y, en consecuencia, para el desarrollo de valores democráticos. Y por eso considero que se trata de un bien que merece la pena cuidar. También creo que la UNED está actuando de una forma correcta en el caso que nos ocupa. Entiendo, eso sí, que no todos los componentes de nuestra comunidad universitaria lo valoramos del mismo modo.

Soy consciente de que la presencia de la UNED en Guinea Ecuatorial puede ser objetable y discutible, pero mi convicción es inequívocamente favorable a desarrollar nuestra actividad en el país, como he tenido ocasión de expresar en diversas ocasiones. No pido que se compartan mis planteamientos, pero sí al menos que se consideren. En todo caso, si la comunidad universitaria a la que todos pertenecemos entendiese que debemos debatir el modo en que la UNED desarrolla actualmente su actividad académica o colabora con las autoridades ecuatoguineanas para llevar a cabo la actividad académica de nuestro centro asociado, estoy dispuesto a plantear tal debate por los cauces oportunos, sin menoscabo de mi responsabilidad. Mi convicción democrática ha inspirado siempre mi actuación y ya es un poco tarde para cambiar.

 

Saludos cordiales,

 

Alejandro Tiana, Rector de la UNED

 

Vean y juzguen. Gracias por leer.

PD: Hay una petición en Change.org para que “Retiren la invitación al dictador guineano Teodoro Obiang” . Pulsando sobre la frase se accede rápidamente a ella. Os invito a firmarla.

¡GRACIAS POR LEER! SI TE HA GUSTADO ESTE POST POR FAVOR AYÚDAME A HACERLO LLEGAR A MÁS GENTE CON LOS BOTONES “ME GUSTA” Y ENLACES A LAS REDES SOCIALES. Y TAMBIÉN SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL TANTO DE LA PUBLICACIÓN DE NUEVOS ARTÍCULOS~
Anuncios