About good and bad people

Saber si una persona es buena o mala. La pregunta difícil

Hola,

Hoy he venido a hablar de mi libro. Después de que N8 me enseñara a hacer pulseritas de gomas y dar una vuelta por ahí, el niño ha empezado a contarme cosas suyas —ya que me ha otorgado el ilustre título de su mejor amiga, condecoración que a esta edad creo que se diluye en cuestión de horas—. Está preocupado, y yo le escucho, claro, como él me escucha a mí cuando le cuento mis cosas. Todo va bien. Hasta que cae la pregunta que ese día no me esperaba:

“Esther, ¿tú cómo sabes que una persona es buena o mala?”

Ahora viene cuando yo debo dar una respuesta adecuada de adultos, porque tengo un niño que ha puesto su esperanza en mí y confía en mi criterio. Vaya. Mi criterio se ríe de mí, es una cosa que oscila entre un puñado de premisas, y cada premisa es como uno de los que componen un consejos de sabios:

  • Quien ve cara no ve corazón
  • Las apariencias engañan
  • No es oro todo lo que reluce
  • Por los frutos se conoce al árbol
  • Cuando el río suena, agua lleva
  • A cualquier persona se le puede cruzar cualquier cable en cualquier momento
  • Todo el mundo puede tener un mal día
  • No hay que prejuzgar
  • La intención es lo que cuenta
  • La gente mala no cambia, solo mejora la estrategia

La respuesta más sencilla y sincera que puedo dar al enano es “no lo sé”, pero he de reconocer que también es la que menos esfuerzo mental requiere. Así que pienso un poco, porque percibo que es la primera vez que me preguntan eso, y elaboro una respuesta que es una combinación de cuatro de las premisas de arriba*:

—Básicamente tienes que fijarte en lo que hace la persona, si te hace cosas malas no tienes que estar con ella porque te hace daño.
—¿Y cómo sabes eso?
—Fíjate en las señales. Es verdad que a veces queremos tanto a alguien que no vemos las señales, pero siempre se repiten para que te des cuenta. La intención de una persona se ve en sus acciones, fíjate en eso.

O sea, que quien te hace daño es malo. Fin. Es por un lado la respuesta básica, y probablemente lo mejor sea evitar complicarla.

Observar no es quedarte mirando con mirada inquisitiva durante un silencio incómodo | Foto de Esther

Observar no es quedarse mirando al otro con mirada inquisitiva durante un silencio incómodo tampoco… | Foto de Esther

Poco tiempo después, una chica de 15 años me hará la misma pregunta. Ella está enamorada de un chico que le hace mal, y será incapaz de ver las señales de las que hablé a N8, por eso antes de que pueda responderle resolverá que mirándole a la cara se sabe…

—No, no y no. Cielito, hay gente que engaña muy bien, y cuando quiere algo de ti tiene mucha labia y pone caras bonitas. Fíjate en las acciones. ¡Observa! —los seres humanos somos especialistas en oír lo que queremos oír, y en poner excusas cuando no queremos hacer algo.

A estas alturas, admito que saber si una persona es buena o mala es algo que ni los adultos saben con certeza. Hay gente que cala a los demás desde el primer momento. Hay gente cuyos actuales mejores amigos son personas que al principio cayeron mal. Hay madres que con ver una foto de los chicos que les gustan a sus hijas saben ver si el chico es bueno o no (no os riáis).

Hablando desde mi punto de vista y experiencia, que explica por qué mi criterio es complejo, dejarse encandilar por una persona por su simpatía inicial es un error. Primero porque todo el mundo es majo al principio. Si luego resulta que está uno ante un ser manipulador que se aprovecha de ti, jamás pide perdón, reacciona exageradamente mal, y aunque no sea legal echa la culpa a quien tiene delante (tú), no te respeta y quiere que seas como él planea, no hace falta que siga hablando: eso es señal de que hay problemas y precisamente no los va a arreglar quien se queda al lado de una persona mala con la esperanza de que algún día se haga buena. ¿De qué fiarse? Cada vez es más complicado. Decimos que no debemos fiarnos de los mensajes de texto por ejemplo, pero pongo mi mano en el fuego porque hay personas que desafortunadamente son más francas por iMessage que a la cara. También hay que atender a que el estado mental de uno tiene gran repercusión sobre las reacciones de una persona. No es lo mismo un día tranquilo que un día miserable, y de ahí una necesidad de no juzgar por una acción ni por dos, sino hacer una evaluación continua, contando con que el criterio es vulnerable. A veces hay que distanciarse un poco para poder reflexionar.  Mejor es vivir sin demasiado miedo a equivocarse, pero aprender lo más rápido posible.

Creo que en vez de buscar huir de los palos lo óptimo es reconocer lo que somos y mejorar continuamente. Todos tenemos una parte buena y una parte mala, así que lo importante es qué intención tenemos. Para mí eso es algo que cuenta mucho.

¡Gracias por leer!

PD: Cuando escribo sobre temas complejos temo enredarme y que no me entendáis. Me encantaría saber qué opináis al respecto. Mientras escribía este post me estaba haciendo un auto análisis. También debo mejorar =)

*me falta saber combinar las diez y sacar de ahí una respuesta coherente

Anuncios

14 Respuestas a “About good and bad people

  1. “Ser” bueno o “Ser” malo, se plantea normalmente en términos que implican interacción; se “es bueno” o malo con otras personas, con los animales, con el medio ambiente, etc…ser bueno o malo son formas de definir el modo en que alguien actúa en su “manera de relacionarse”…Y creo que la manera en que tratas de definirlo es la más apropiada…se mide “la bondad” o “la maldad” en las acciones, o en la medida que éstas causan efectos positivos o negativos en los demás…
    Pero no me extraña que, como tú misma dices, te extiendas en reflexiones…no es tema sencillo éste. Lo único que se me ocurre aportar, son objeciones o meditaciones “conflictivas”(jajaj) no ya a lo que dices, sino al tema en sí, total, ya puestos, y dado que el tema es complejo en sí mismo, lo mejor es eso, complicarlo más, si se puede (jajaj):
    -En la medida que la bondad o la maldad se aprecian en función de como afectan nuestras acciones a los demás, siempre concurre un componente de subjetividad o perspectiva relativa, de tal manera que una misma acción puede interpretarse como buena o mala desde según qué punto de vista: el lobo es malo cuando se come a Caperucita, pero sólo desde el punto de vista de Caperucita, porque desde el punto de vista del lobo, pues…el animalito tiene que comer; quizá, si es loba, incluso una camada de lobeznos que amamantar, por tanto según su apreciación, comerse a la niñata esa, es bueno…Si mato los pulgones de mis geranios, soy bueno para éstos, pero
    muy malo para los pulgones…Ejemplos exagerados, pero mecanismos que existen casi siempre en todo tipo de acciones cotidianas…
    -En cierto aspecto, aparte del efecto positivo que causan las acciones “buenas” de un sujeto en otro, solemos considerar otros matices, como el grado de generosidad o ausencia de interés en la acción (si la acción, pese a ser positiva, pretende un interés, no se considera buena, se considera, valga la redundancia, interesada)…Pero entonces, ¿acaso no se convierte en “interesada” la posición del objeto pasivo de la “buena acción”, y por tanto, la apreciación de “bondad” en los demás, no es sino una forma hipócrita de proteger nuestros propios intereses? (jajaj, me estoy pasando un poco,
    lo reconozco, pero vamos, algo de eso hay..)
    -Decisiva en todo esto es la influencia cultural. Sobrarían ejemplos de cómo las mismas actitudes o acciones son propias de “personas buenas” en unas culturas y “malas” en otras…De tal manera, esto complica muchísimo más la posibilidad de definir estos conceptos…¿hasta qué punto eres “bueno”, o simplemente, “acatas” influencias culturales, éticas, sociales…??
    Creo que bondad o maldad son conceptos humanos que la mayoría de las veces no dejan de emplearse a conveniencia,
    según la perspectiva y el interés de cada quien; y pese a que Rousseao dijese aquello de que el hombre es bueno por natura-
    leza, creo que en la naturaleza los seres no son buenos ni malos, simplemente, son, y se apañan como pueden…
    No veas…¿No podrías proponer temas más sencillos??? :p
    Un saludo

    • ¡Fue el niño! :( Que me puso a pensar con su pregunta corta y su tono inocente. No recuerdo qué tipo de preguntas hacía yo con ocho años… Y no sabía cómo responderle muy bien sin extenderme, es verdad que es pequeño, pero es (para mí) muy listo y habla de temas de relaciones sociales como yo con mis amigos de mi edad. La próxima vez que hablemos del tema le hablaré de la subjetividad —perspectiva relativa— y las formas de interpretación, porque no hay que dejarlas de lado. ¡Gracias Eduardo por venir! Hablar de este tema permite verlo con más amplitud y claridad :D

  2. Super, aquí hay un fallo muy gordo:
    “Básicamente tienes que fijarte en lo que hace la persona, si te hace cosas malas no tienes que estar con ella porque te hace daño”.
    Esto no es indicativo de una persona buena. Puede ser síntoma de que una persona es buena… contigo.

    Pero una persona que es buena contigo y maltrata a sus hijos, a su mujer, a su perro, a sus empleados, a los ancianitos, sin razón alguna, no es una persona buena ;)

    Es un tema muy complicado este, por lo subjetivo y abstracto que es. Es como la belleza. Las ideas abstractas son las peores xD Y cada uno tenemos nuestros valores y nuestro código. Es tan difícil conocer a una persona realmente, por mucho que la conozcas años y años.
    Somos seres muy hábiles. Y algunos tienen una especial habilidad para con la mentira.
    Casualmente, a modo de ejemplo, precisamente hoy me he encontrado con algo así. Aquí puedo ponerlo sin problemas porque es improbable que lo lea.
    Resulta que estaba yo en un intercambio inocente de opiniones con una contacto de twitter. De la cosa más absurda que te puedas imaginar. Sobre comida. Tonterías. Conversaciones banales que se suceden a menudo. Cuando, otra largo tiempo conocida amiga me comenta por privado que me ha de avisar, porque no soporta más que esto suceda sin que la gente se pueda defender y menos cuando ocurre con gente a la que aprecia: resulta que la primera contacto tiene una agenda oculta :)
    Vamos: otra cuenta, con candado. Y por la cuenta pública a ti te está poniendo buenas caras, equisdés y demás… mientras que por la cuenta privada se dedica a insultarte y ponerte a parir cada vez que le contradices en la más mínima cosa, por tonta que sea. Y subrayo el “por tonta que sea”, porque se hablaba de patatas fritas. Literalmente. No estoy de coña.

    Vamos, que el ser humano es maravilloso y que sí, realmente no es oro todo lo que reluce, como no es siempre la cara que nos muestran su verdadero rostro :) Tenemos que valorar si una persona es buena o no fijándonos en lo que hace, y en sus acciones, sí. También fijándonos en lo que les hace a otras personas y como se comportan con ellas. Pero el mal es escurridizo y taimado (xD). Sabe que ha de ocultar esas acciones y pone todo su cuidado en ello. Vamos, que no son tan tontos como para ser malos cuando les miras: se esperan a que les des la espalda, para apuñalarte silenciosa y suavemente :D

    Pues eso, que estamos de acuerdo en que este tema es muy complicado xD

    • ¡Hola Soulchainer!
      Has señalado algo que no había visto cuando pensaba y es muy importante, ¡jo, gracias por venir! :3 Si es que tampoco puede saberse cómo es una persona por cómo te trata a ti, habría que ver cómo trata a su gente, o a la otra gente… Entonces el análisis se hace más difícil.
      Sobre la contacto de Twitter, esa persona tiene un problema serio, porque desdoblarse en dos cuentas de Twitter para en una estar de buen rollo y en otra insultarte es un enorme gasto de energía, y he de decir que la energía es limitada… Creo que el niño me preguntaba porque (ya a esa edad) teme que le den puñaladas traperas y piensa que hay una forma de detectar a los “apuñaladores”. Tema complicado.

  3. Bueno, lo que se me ocurre es decirte que los adultos solemos tener cierto miedo a decir la verdad a los niños, y eso se me antoja un grave error: Los niños son solo niños, no gilipollas pequeñitos.
    Tu decálogo de planteamientos sobre bondad/maldad son correctos en líneas generales, así que no te cortes en responderle con ellos a su pregunta; naturalmente “adaptados” a su edad que desconozco.
    Otra cosa que me parece importante es subrayar que nadie es del todo buena o del todo mala (incluso Hitler adoraba a los perros). Este maniqueismo está demasiado instalado en la sociedad “vía Holliwood”, donde los “malos” parecen biologicamente incapaces de tener y pensamiento/sentimiento bueno el lo que dura su actuación y los “buenos” alcanzan el estado de idiocia por lo contrario.
    Saludos, McQueen.

    • Hola Bruno,
      El niño tiene ocho años (y ya ha olvidado el título que me dio, era de esperar) y con su pregunta me puso a pensar a mí también, así que mi torpeza fue puesta a prueba. Él no ha vivido en la época en que las películas de Disney eran “la buena” contra “el malo”, y lo que teme más bien son las puñaladas traperas (usó la palabra “traicionar” bastante, y me sorprendió para la edad que tiene). De todas formas pensé usar cuatro de las nueve frases porque creí que de lo contrario el niño acabaría hecho un lío. Pero si sale el tema otro día, le daré una respuesta más completa.
      ¡Gracias Bruno por venir!

      • No está mal para ocho añitos, ciertamente.
        Supongo que no recurrirá el tema hasta dentro de un tiempo, (los niños son un tanto aleatorios), pero en mi opinión vas bastante bien encaminada en tu respuesta, no temas equivocarte.
        Saludos, McQ.

  4. Leyendo todos vuestros comentarios, reparo en una cosa curiosa, y es que pese a que más o menos parece claro que el componente de “relatividad” es inevitable, sin embargo y al mismo tiempo parece que tenemos bastante clara cual puede ser una definición aceptable de “bondad” o “maldad”. Esto es como el concepto de “tiempo”, tan difícil de definir, pero tan fácil de “percibir”. En todo caso, el maniqueísmo al que se refiere Bruno es, me temo, inevitable, o al menos lo va a ser, se quiera o no, desde el momento en que se quiera teorizar sobre estas cuestiones, ya sea desde el punto de vista del establecimiento de normas o referentes “reguladores” de lo que es bueno o es malo, como, simplemente, desde el punto de vista de la simple apreciación de las cosas como buenas o malas…No sé yo hasta qué punto todo se deba a que los seres humanos (algunos más que otros) solemos divagar sobre cosas que solo existen como resultado de nuestras propias divagaciones…Y por cierto, hablando de Hollywood, de la perspectiva interesada y del maniqueísmo, no puedo dejar de expresar que uno de los clásicos que siempre me ha indignado más, es el de los western, donde se pintaba a los indios como malos malísimos…manda cojones!!! (con perdón)
    saludos a todos

    • Hombre!. Soy de los que piensan como McQueen que “los malos” (para mi) nunca mejoran, solo cambian de estrategia.
      Pero al mismo tiempo admiro la frase de Oscar Wilde: “perdona siempre a tus enemigos, nada les enfada (jode) mas”..
      Pienso que para sobrevivir con cierta seguridad ante la gente, como antiguo paracaidista, siempre debes “ajustarte bien el ventral” (paracaídas de emergencia).
      Mejor guardar siempre distancias de seguridad.
      Saludos.

      • Añadiré la frase “perdona siempre a tus enemigos, nada les enfada más” al decálogo. Ay de quien me vuelva a hacer una pregunta de este tipo, veo que le va a caer un sermón…

        ¡Un saludo!

  5. unos cuantos días después, me ha dado por volver a pensar en esto de calificar al “bueno” y al “malo”…(jjajaj…ya ya, no veas, pero es que el tema da juego)…y creo que el enfoque que le dabamos la mayoría tiene un cierto vicio…pues relaciona la acción de unos con los efectos que esa acción provoca en otros…y creo que es un error plantearlo así. Creo que al final la mayor probabilidad de acierto está en lo simple, por ejemplo: ¿quien es malo?…el que actúa con maldad. Y ¿qué es actuar con maldad? actuar buscando causar daño o perjuicio son motivación justificada…Me explico: si baso la definición en el efecto que causen en mí las acciones de los demás, estoy pervirtiendo, creo yo, los términos…por ejemplo, si voy por la selva y viene un tigre y me devora..es evidente que me hace daño…pero me parece absolutamente inaceptable calificar tal cosa como un “acto de maldad”…desde ese punto de vista creo que la maldad o la bondad deben calificarse en base, sobre todo, a la motivación de las acciones, y no necesariamente a su trascendencia sobre los demás…
    Ea…saludos

  6. Pingback: El ego siempre será infantil. | Dandelion's·

  7. Pingback: ¿Realmente puede cambiar la gente? | Dandelion's·

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s