Violencia de género: un problema de hombres.

La paradoja del macho.

Conozco a varias mujeres que han sido casos de violencia de género. Y creedme, sumen a una en el desconcierto mezclado con la confusión de una situación triste a la vez de sin sentido. Normalmente la violencia de género se ha contado como un problema que tienen las mujeres, pero la razón de este post es mi firme discrepancia. Hay algo que no encaja en un mundo en el que mujeres son obligadas a llevar cierta ropa por ser mujeres, tiradas a la basura por ser mujeres, violadas, obligadas a aceptar menores salarios, o tener pocas o ninguna oportunidad, mujeres obligadas a ser complacientes porque de lo contrario estarán condenadas a estar solas. Donde la mujer tiene que tolerar comportamientos irracionales del otro “porque es hombre”, o renunciar a lo que realmente quiere, no vaya a ser que tenga problemas con él, o sea vista como una egoista… Cuando él hombre en el mundo que yo sepa va tan ancho.

¿Quién causa el problema? Se ve. ¿Cómo es que es tan difícil tener una conversación seria con quienes causan el problema?

La primera consecuencia de hacer de algo problema del otro es que el sector realmente problemático no presta atención y consecuentemente no toma conciencia: “es un problema de ellas, que lo arreglen”. Muchos cerebros cuando procesan la palabra género la asocian enseguida a mujer, de igual forma que raza se asocia a negros o asiáticos, u orientación sexual, gays. El grupo dominante no se da por aludido con este mecanismo, y por tanto jamás ve cuestionada su hegemonía.

La torpe forma de abordar en los medios esta cuestión ha creado una opinión social que tiende a atacar a quien sufre el problema*. Los “¿por qué esa mujer seguía con él?”, “¿por qué no se divorció?” no deberían estar solos. Las preguntas no deben sólo hacerse a las mujeres, se deben hacer primero a los hombres. ¿Qué puñetas te pasa? ¿Por qué le pegas? ¿Quién te crees que eres para tratarla como si fuera un objeto tuyo? Que expliquen (si pueden) por qué el mismo hombre que un día pidió matrimonio a una mujer con una rodilla en el suelo y un anillo es el que hoy la mata. Que respondan, y digan por qué abusan de niños y de otros hombres, y qué les da la facultad de violar a una niña entre veinte, por ejemplo. Visto lo visto, una puede ir en el metro y sin saberlo estar al lado de un hombre que o ha maltratado a una mujer o algún día lo hará. Y que piensa que sus actitudes están justificadas.

 

20140617-005827-3507542.jpg

Quien debe resolver su problema es el hombre en primer lugar, porque el problema de la violencia de género lo está causando él. Hay que ir a la raíz del asunto. No me llaméis “hater”. Hay muchos hombres de acuerdo conmigo, afortunadamente. | Foto de internet

También hay que cuestionar el papel de religiones, deportes, industrias complacientes como el porno o la moda. E incluso el de libros que pintan comportamientos denunciables como algo romántico. Una vez se asuma dónde está la raíz del problema y se haga de eso el principal frente empezará a haber realmente solución. Porque llega un momento en que esto se convierte en una guerra: la vida de toda la familia de ella acaba girando asustada en torno a él, como si él fuera un perro rabioso suelto por la calle, y él sigue pensando que ella es la que le hace reaccionar así.

Los hay que creen que hay que concienciar a los hombres trastornados o sensibilizarlos para que dejen de maltratar. Quien es violento —no refiriéndome solo a violentos de género— no necesita campaña de sensibilidad. Necesita una bofetada en la cara. El activista Jackson Katz afirma que es necesaria una campaña de liderazgo para solucionar esto, queriendo con esto decir que quienes actúan de esta forma carecen de capacidad de gestionar adecuadamente sus propias vidas. Aunque creo que también es necesario que cada uno se convierta en un activista allá donde esté. Es cuestión de integridad. El activismo empieza con no tolerar comentarios fuera de lugar, aunque eso implique que el “gracioso” se moleste. Es cuestionar los paradigmas que legitiman los roles dominación-sumisión y que por ende, permiten valerse de la violencia como muestra de poder.

Cuando hay varias heridas, es insuficiente poner tiritas solamente en una.

—♣—

*no es lo mismo decir “Juan pega a María”, que “María es pegada por Juan”, “María es pegada” “María es maltratada”… En esta evolución Juan salió de la historia hace mucho, y la gente sólo se fija en la única parte que ha quedado en la historia: María. Y las preguntas por tanto caen sobre ella. Esta es la conclusión a la que llegó Jackson Katz, y con un ejemplo como este denuncia la mala gestión de un problema tan grave.

¡GRACIAS POR LEER! SI TE HA GUSTADO ESTE POST POR FAVOR AYÚDAME A HACERLO LLEGAR A MÁS GENTE CON LOS BOTONES “ME GUSTA” Y ENLACES A LAS REDES SOCIALES. Y TAMBIÉN SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL TANTO DE LA PUBLICACIÓN DE NUEVOS ARTÍCULOS~
Anuncios

13 Respuestas a “Violencia de género: un problema de hombres.

  1. Estando muy de acuerdo en lo que has escrito, soy de la opinión de que, básicamente, es un problema cultural.
    Pese a que “Los de Siempre” opinan que no es necesaria la asignatura de “Educación para la Ciudadanía”, yo la considero imprescindible para comenzar YA, (cada día cuenta), a erradicar ese gravísimo asunto desde la infancia. La educación SI FUNCIONA.
    “Los de Siempre” naturalmente prefieren la asociación con la Iglesia Católica Romana (ICAR) que, a cambio de participar y bendecir sus enjuagues y latrocinios, impone su moral a toda la ciudadanía. Pruebas históricas de esta afirmación sobran.
    A modo de conclusión, mientras no se SEPARE de una vez y para siempre la Iglesia del Estado y mientras no se proceda a la EDUCACIÓN EN LA CIUDADANÍA a tod@s, (y en los colegios confesionales y concertados es donde es MÁS NECESARIA); no comenzaremos siquiera a intentar solucionar este sangrante y sangriento caso de violencia sexual.
    Saludos, McQueen y lectores.

    • Apoyo lo que dices, Bruno, en la educación empieza la solución. Todo lo que se haga sin ir a la raíz del problema son parches. Quienes dicen que no es necesaria la Educación para la Ciudadanía son los que plantean el modelo “liberal” como el mejor, a costa de acabar con el bienestar social para ganar comodidad ellos.
      Si ya están viendo que las medidas que desde arriba dan para abordar esta cuestión ayudan pero no resuelven, ¡que cambien el modus operandi! Bien saben hacer las cosas bien y rápido cuando quieren.
      Un saludo Bruno, y gracias por venir.

  2. ¿Por qué salió ‘Juan’ de la historia? La reflexión que planteas es muy interesante. Inmediatamente me viene a la cabeza el triste fenómeno del ‘odio al pobre’, muy extendido en los países anglosajones, en los que el pensamiento mercantilista es hegemónico, y cada vez más en el resto del mundo ‘civilizado’. ¿Qué lleva a la sociedad a tratar de encontrar un soporte argumental que le permita acusar al desfavorecido o al discriminado de su desgracia? ¿Pretende tal vez deshacerse del incómodo peso de su responsabilidad moral? Insensibilizarnos frente al dolor ajeno negando nuestra responsabilidad en él (por acción u omisión) es, ante todo, una opción sumamente improductiva.

    • Gracias por aportar el dato del ‘odio al pobre’, Le Progressier. Creo que lo que lleva a los grupos dominantes de la sociedad a verse con derecho a acusar a los maltratados de su desgracia es la falta de responsabilidad. Y yendo más allá, este mecanismo de defensa ha logrado que los desfavorecidos se crean que son los culpables. Esto va desde “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” hasta “Él es así, pero sé que me quiere. Soy yo la que tiene que cambiar…”. La opción es improductiva, pero para el grupo dominante (en este post, los hombres que maltratan, pero también puede aplicarse a todo grupo dominante causante de la existencia de grupos desfavorecidos) es la más cómoda. Y me da la impresión de que vivimos en un mundo que tiende a la comodidad de los mínimos esfuerzos, incluso para abordar los problemas graves.
      ¡Gracias por opinar!

  3. Pingback: En insospechado veneno de la cobardía | Dandelion's·

  4. Pingback: 7 cosas que te has quitado de encima al llegar a la madurez | Dandelion's·

  5. ¿Y saben cuál es la fórmula del ciclo vicioso? ‘María es maltratada por Juan, María se queda en la sumisión, Juanito lo ve como algo normal y cuando es adulto piensa que puede hacer los mismo porque tiene los suficientes para hacerlo’ huelga decirlo, es un caso típico en México y me apena reconocerlo.
    Yo no digo que la culpa deba recaer en una persona [sea hombre o mujer], es más, pienso que no debe haber diferencias en estas cosas tampoco, como Bruno dice ‘LA EDUCACIÓN SÍ FUNCIONA’ ¡Necesitamos educación! necesitamos ponernos en el camino correcto, porque si esperamos que nos pongan, sinceramente eso va a tardar, necesitamos despertar y que los demás también lo hagan y darnos cuenta que muchas veces la pregunta ‘¿por qué lo permitió?’ debería ser ‘¿por qué nosotros, como sociedad, lo permitimos?’
    Nos hace falta acción, como dice Katz, liderazgo.
    En mi caso no puedo llenárme la boca y decir que soy un héroe que salva multitudes, pero soy metiche por naturaleza y cuando veo o escucho el típico ‘no juegues con carritos, las niñas DEBEN jugar a las muñecas’ ni tardo ni perezoso alego. Porque eso también te marca muchas cosas en tu vida.
    ¡Saludos como siempre, a propios y extraños por igual~!

    • Hay que parar ese círculo vicioso, Mawar, y el activismo nos corresponde a cada uno. Por ejemplo, cuando no dejas pasar los comentarios del tipo “las niñas juegan con muñecas” estás cuestionando algunos de esos clichés que necesitan ser derribados para acabar con esta lacra social. Clichés como esos son los que desde pequeños marcan nuestra mentalidad, y han producido en el mundo adulto la brecha salarial entre hombres y mujeres, por ejemplo.
      ¡Gracias por venir! Un saludo~

      • Pues claro, McQueen, si desde pequeños se nos ha estado metiendo en la cabeza el ‘correcto’ modo de vida del sistema, creo que es valiosísimo empezar a cuestionarlo y actuar. No de la noche a la mañana se va a terminar el desequilibrio entre ambos sexos, eso es obvio, pero pienso que si empezamos con cosas pequeñas el ‘Efecto Mariposa’ podría resultar. Quizá no ya en nuestra genereación, pero sí en las futuras.
        Por supuesto que hay que detener el círculo, yo lo cité como una manera de ‘si estás cerca de algo así, debes empezar a actuar’, al menos a mi manera.
        Y no agradezcas, siempre es un placer leerte y leer los comentarios de los que comparten o no la opinión :D

  6. Pingback: Liderazgo —la letra pequeña | Dandelion's·

  7. Pingback: Entre la virtud y el peor de los pecados capitales – Dandelion's·

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s