Vacíos de orgullo y satisfacción

El estado real.

Hola,

A ver cómo empezarán los mensajes de Navidad a partir de ahora, estaremos todos delante de la tele el 24 de diciembre esperando la muletilla de Felipe. Fijo. Vendrá en plan renovador, pero le va a costar superar el “me llena de orgullo y satisfacción” de su padre… Ahora en serio, últimamente los mensajes del rey tenían audiencia no porque éste causara simpatía y el pueblo le escuchara sin más, sino porque cada palabra, cada gesto, cada enfoque, cada foto era escudriñada por analistas que salían de todos lados debatiendo y por la cada vez mayor cantidad de gente que miraba la tele pensando “a ver qué dice esta vez”.

Apuesto lo que queráis a que fuera de España poca gente se ha enterado de que España tiene un nuevo rey (léase “nos han colado un rey nuevo muy Prepara’o“). Así, en una ceremonia “rápida”, que empezó el día anterior haciendo de algunos tramos de Madrid el recinto más seguro (vigilado) del mundo. Y continuó en un día en el que quien quisiera saber todo sobre Historia y monarquía sólo necesitaba encender la tele. Aunque podría acabar vomitando, pido por favor que ningún trabajador de las televisiones escriba los libros de Historia de dentro de unos años, nuestros descendientes merecen un poco de objetividad. Los de Tele5, en Sálvame* cometieron no sé si una torpeza o una ironía: pusieron Felipe IV en lugar de Felipe VI en sus anuncios. Hombre, visto de esa forma puede ser que los de Sálvame son ridículos de remate porque no se dieron cuenta del fallo cometido. O que han hecho una ilustración de los tiempos en los que nos encontramos ahora tras todas las políticas regresivas del PP, con la coronación del nuevo rey como guinda del pastel.

O su ridiculez haya sido acertada. A saber.

Relevante fue la aversión a las opiniones contrarias, demostrada porque quienes portaron banderas republicanas tuvieron prohibido el paso. Pero contra todo pronóstico la tricolor se coló en el palacio real. Sí señor. En forma de tres vestidos que casualmente acabaron juntos delante de los reyes.

20140620-202618-73578539.jpg

Hay una foto por Twitter que es del programa de televisión “Al rojo vivo”. Las señoras están arriba a la izquierda. | Captura de pantalla

Para mí las tres señoras hicieron queriendo o sin querer lo que los 2000 invitados no hicieron, a pesar de ser ese supuestamente su papel: representar a la gente. Gente que a día de hoy no tiene ni orgullo ni satisfacción. De hecho, en muchos casos ya no tiene nada que perder. No más que ver cómo la cantidad de gente que va a las manifestaciones indignadas supera con creces la que va a actos felices como el de ayer (tanta policía ayer para qué). El próximo paso será que la gente deje de refugiarse en el fútbol; a eso ya está ayudando la selección española, que afortunadamente ha sido eliminada y ha acabado con el asunto de las primas de 720000€.

¡Gracias por leer!

*aviso: lo de Sálvame me lo dijeron por Whatsapp. YO NO VEO SÁLVAME.

Anuncios

5 Respuestas a “Vacíos de orgullo y satisfacción

  1. Hola.
    Antes de otra cosa te felicito por cuidar tu higiene mental y no ver “Salvame”. Vivirás más y más saludablemente.
    Respecto a la corona, pues llevo un montón de días vomitando por el cortesano servilismo de todo tipo y a lo Corea del Norte (luego se ríen de ellos y de su culto a la personalidad) de “periodistas”, “intelectuales” y tertulianos; y eso que no toco la prensa “de papel” (ninguno)desde la noticia de la abdicación, no escucho ningún canal de radio “nacional” desde la misma fecha y la TV desapareció de mi vida hace cuatro años felizmente.
    Me llena de orgullo y satisfacción comprobar con cuanta prisa están no ya aforando sino ACORAZANDO al campechano. ¡Cuánto miedo tienen, pardiez!..
    Lo más divertido es que ahora tenemos dos reyes (2) a falta de uno, y no precisamente por el mismo precio.
    Con mucha erudición y razón escribió Gonzalo Puente Ojea que “las hipotecas de España en su Historia habían sido siempre la Cruz y la Corona” en el libro de ese título que te (os) aconsejo vivamente.
    Bueno. Tal vez la próxima generación tenga más suerte (o luchen más). Yo ya doy ésto por perdido como tantos y tantos.
    La Historia juzgará.
    Un fuerte “Viva la República!” y saludos.

    • Hola Bruno, ¡gracias! Aunque creo que quien tiene más mérito eres tú.
      Resulta que hoy tampoco se puede encender la televisión, el reinado nuevo acaba de empezar y ya nos están cansando con él. Y estoy de acuerdo en que la Historia juzgará, ya que de ella se ve que no se aprende. No sé qué será de la futura generación, ¿crees que sabrán que pueden luchar? Porque hasta ahora he pensado que la inquietud y las ganas de luchar son algo inherente al ser humano… espero no equivocarme, que hay gente que por un poco de comodidad renuncia a su libertad.
      ¡Gracias por la recomendación y por venir!

      • Gracias a ti, McQueen.
        Pienso que no es cuestión de mérito, sino de efectividad en la lucha por las libertades; y en eso me considero fracasado aunque no vencido aún como escribí antes, tal vez como consecuencia de la intoxicación de Monarquía y Dios-Fútbol que padezco en estos días y que me animan al exilio.
        Es agotador, y uno ya no tiene “cuerpo” como antes, así que comprende que, de vez en cuando, me deje llevar por el derrotismo.
        Hablan los cortesanos de “momentos históricos”, y lo serán, pero dentro de bastantes años. Quieren confundir “Historia” con “actualidad”, y no es así.
        Solo tienes que leer lo que cuenta la Historia (con mayúscula) del reinado, por ejemplo, de la antepasada de éstos la reina Isabel II y de su papá Fernando VII por ejemplo; o, más cerca aún, del abuelo del saliente, Alfonso XIII.
        Y, ¿qué contaban de ellos sus contemporáneos?. Lo mismo que los actuales de éstos.
        ¿Qué dirá la Historia del reinado de Juan Carlos en cuanto los dosieres y documentos sean de libre acceso a historiadores?.
        Pero los cortesanos no tienen que temer demasiado: en este país se blinda hasta el pasado y documentos que en países democráticos se desclasifican cuando pasa un periodo establecido de tiempo aquí se ocultan por los siglos de los siglos, solo hay que preguntar a los historiadores que no encuentran mas que trabas en sus investigaciones.
        Bueno. Vaya “ladrillo” que me ha quedado, ¿no?.
        Gracias por tu tiempo y saludos cordiales.

  2. P.D.: Lo de las damas de rojo, amarillo y morado… ¿justicia poética o error del ministro del Interior?.
    Saludos.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s