¿Qué viene antes, el poder o la corrupción?

Hola,

He hablado en Dandelion’s de la forma de movernos en el escenario de las relaciones sociales. Conforme leéis los artículos podéis ver que uno de los temas que más me inquietan es lo que hace que llevarse bien sea tan difícil; puesto que mi creencia es que un problema se soluciona cuando se arregla la raíz, no cuando se acallan los síntomas. Por eso en estos dos años me habéis visto exponer inquietudes y aprender conversando con vosotros.

Hace unos días Emilio Lledó expuso algo que no se ve a primera vista, pero tiene efectos más decisivos que los visibles en un principio. Decía por un lado que “el Alzheimer colectivo es peor que el Alzheimer individual”; primero evocando el clásico “el pueblo que no recuerda su historia está condenado a repetirla”, y segundo, alertando de que es muy peligrosa la falta de memoria, porque es falta de conciencia.

Pero principalmente exponía que la corrupción no empieza en las altas esferas, sino que es lo que sigue a cuando una mente se enferma. Señaló acto seguido que la catástrofe no comienza cuando una mente se corrompe —una mente enferma sola no es peligrosa mientras no influya a nadie—, o cuando se alcanza el éxito. Sólo hay  una forma de comenzar la hecatombe,

DAR PODER A UNA MENTE CORROMPIDA.

  • Para que tome las decisiones que afectarán a un país entero,
  • Para que contagie a las mentes de alrededor, influyéndolas con filosofías baratas,
  • Y que la gente cada vez piense menos por sí misma.
  • Para crear estereotipos, clichés y otras convicciones que se cuelan en la educación
  • Para confundir a otros y que acaben haciendo campaña sobre cosas que no hay por dónde coger (como apoyar el maltrato animal y llamarlo cultura, ser fan de la violencia machista y llamarlo “literatura erótica”, maquillar la obesidad y acomodarse ahí, porque ahora que se llama “fofisalud” o “gordibondad” mola más).

Veis que esto es un círculo vicioso. Yo me pregunto si es el poder lo que corrompe la mente, o es la mente ya corrupta que en el poder muestra su enfermedad. Lledó decía que el problema está en la educación, en lo que mamamos de pequeñitos. Algunos profesionales dicen que sobre eso no hay nada que hacer —qué derrotistas, por favor—. Otros, que la ciencia todo lo logra, incluso curar el racismo. Yo preguntaba si realmente se puede cambiar creyendo que sí, he visto a personas cambiar y a gente mala mejorando su estrategia.

Un día un profesor, en medio de los escándalos de corrupción nos espetó “todos aquí seguro decís ‘yo nunca me corromperé como esos’. Pero ¿no habéis pensado que los que hoy son unos corruptos de jóvenes dijeron lo mismo que vosotros?”. A continuación preguntó si nosotros seríamos capaces de ser íntegros, a pesar de los aprietos económicos, los “todo el mundo lo hace” o los “no tenía elección” (hay gente que sabe dar muchas excusas). Los corruptos critican a otros corruptos, todos hemos visto al típico flipa’o a quien el éxito o el puesto “le viene grande” o “se le ha subido a la cabeza” —se caracteriza por tener más prepotencia que capacidad—. Es triste que el estado mental en el que la mayoría de las personas que llegan a puestos de poderío sea tan débil.

¿Es el poder un arma de doble filo? La epidemia de la corrupción se cierne sobre cantantes, modelos, bloggers, líderes religiosos, médicos, ingenieros… hasta sobre quien no tiene dónde caerse muerto.

Anuncios

8 Respuestas a “¿Qué viene antes, el poder o la corrupción?

  1. Hola, dandelion’s Me está costando expresarme sobre éste tema por la profundidad de su contenido que al mismo tiempo es claramente sencillo. YO PUEDO (poder de ejecución) YO DEBO (responsabilidad) Comparto la opción de que la propia persona (SER HUMANO) desde su esencia, está completamente dotada para ejercer la capacidad de tomar decisiones que pudieran beneficiar o perjudicarle a sí mismo y a su entorno, es decir a la sociedad. Quiero señalar que el Poder va por delante y está por encima de la corrupción y. Las consecuencias, sean beneficios o perjuicios radican en la mente de la persona a quien se otorga el Poder.En una mente sana, traerá beneficios pero en una mente enferma será el resultado de la sociedad que estamos enfrentando en la actualidad a nivel mundial. Tiene esto que ver con el final del ser humano en el Jardin del Eden? Gracias por abordar éste tema tan interesante
    Mar

    • ¡Hola Mar! El tema es difícil por lo que creo que ninguno podemos hablar de él con facilidad. Me llama la atención que señales un tipo de poder distinto al que había señalado en el artículo: el poder de decidir. Es verdad que ese es el más grande. ¿Pero por qué entonces, sabiendo que se tiene ese poder, mucha gente es débil? ¿Es que la gente no es consciente?
      Me consta que Adán y Eva comieron la fruta porque al fin y al cabo decidieron comérsela…

      Muchas gracias por venir.

  2. No se sabe de mucha gente que salga del poder igual que entró, y eso es inquietante. De alguna manera, es probable que el poder corrompa alterando nuestra propia visión de la realidad y haciéndonos ir cruzando líneas, dando pequeños pasos sin darnos cuenta. Creo que esa es la trampa de la corrupción. Las primeras corruptelas suelen parecer inofensivas, y por eso las justificamos. Las siguientes acaban justificándose por no ser mucho más graves que las anteriores. Al final, el proceso convierte al sujeto corrompido en alguien irreconocible, alguien que ha acabado traspasando barreras morales que al principio del camino le parecían impensables. En fin, supongo que es así como funciona el proceso para los que vienen cargados de buenas intenciones pero no le tienen el suficiente ‘respeto’ a la tentación (los que vienen cargados de malas intenciones, claro está, no requieren proceso alguno). Lo más inteligente es hacer como Ulises: taparse los oídos y atarse al mástil. Por si acaso.

    • ¿Entonces es el poder el que te convierte en monstruo o es el poder lo que saca al monstruo que llevas dentro? Está claro que las buenas intenciones no son suficientes. Lo de taparse los oídos y atarse al mástil es una idea muy buena: ¡qué diferente sería todo hoy si la gente hiciera eso!
      Muchas gracias por venir

  3. ¡Muy buenas!

    Lo primero de todo, gracias por dejarme participar en tu blog :-)

    Yo creo que en todo está presente la educación. Recibimos unos valores determinados y cuando nos desarrollamos como personas somos nosotros en última instancia quienes los aplicamos en función de nuestros intereses.

    Nacer en un ambiente violento no te hace de por sí violento, o convivir en una familia pobre no te impide a priori terminar por ser rico, pero sí que es verdad que hay una estrecha relación entre lo que has vivido a cómo eres.

    Me parece que esa es la clave de los corruptos. Siempre pensé que los políticos son un reflejo de la sociedad a la que representan, y aunque haya un empeño en involucrar la corrupción exclusivamente a la clase política, lo cierto en mi opinión es que está presente en muchos más ámbitos. Cada uno roba en función de lo que puede: si eres tesorero de un partido político, donde gestionas millones de euros, pues te llevarás una buena cantidad, pero si eres un trabajador de clase media y eres tú quién declaras ante Hacienda tus ingresos según te convenga también es corrupción.

    El ser humano no es perfecto, y es verdad que hay poderes que se cuidan mucho en tapar trapos sucios. No es un problema exclusivo de España, sino que está presente en muchos sitios. Quizás uno se rodea de corruptos y acaba por ver que como hay impunidad y no les pasa nada, él puede hacer lo propio. Pero bueno, reitero lo del principio: con valores y con educación no debería uno caer en ese error.

    Espero haberte contestado a lo que planteabas. Un saludo :-)

    • ¡Hola! O sea que nadie es inmune… Yo tenía la idea de que los políticos son gente educada, pero es verdad que una cosa es la educación y otra los valores, aunque vayan de la mano. Acabas de señalar la impunidad como lo que precede a la corrupción y permite que se repita. ¿Será que eliminando eso empezaría la solución?
      ¡Muchas gracias por venir!

  4. Pingback: El retroceso frívolo de la literatura erótica | Dandelion's·

  5. Pingback: “Grey”, o el diario de un psicópata | Dandelion's·

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s