El ataque a Ashley Madison: ¿Injusticia, o justicia divina?

 

El nuevo secreto de la felicidad es “no enterarse de nada”.

Hace 20 día todos éramos más ingenuos. Yo hace 20 días pensaba que Ashley Madison era una cantante. 37 MILLONES de personas en todo el mundo están metidas en el ajo de la web de Ashley Madison. 37 MILLONES. 37 MILLONES es un país entero.

Resulta que el nombre de mujer es una web en la que uno se registra para serle infiel a su pareja,
(Porque es muy listo)
Y paga (repito, paga) 49 dólares para encontrar a alguien con quien tener un ligue. Pero todo va a ser muy confidencial.
Porque “la vida es corta. Ten una aventura”

 

O sea, el fenómeno de la infidelidad ahora se ha superado a sí mismo y ya llega a los ámbitos comerciales. Con SEO y Marketing. Cada vez prefiero pensar que estamos en medio de experimentos sociológicos. Como era de esperar, en este caso hay dos éticas enfrentadas: la de “no seas infiel a tu pareja” contra la de “no reveles mis secretos”. El drama comienza cuando los hackers amenazan a los propietarios de esta red de citas con publicar los datos personales —léase nombres, números de teléfono, edad, peso…— de todos los clientes si Ashley Madison no cierra. Cumplen. En Torrent está la lista con todos los datos (10 Gb que da pereza descargarse pero que enganchan más que el Sálvame).
Antes esto era la señal evidente de que tu pareja te era inflel.

Antes esto era la señal evidente de que tu pareja te era inflel.

Tantos datos reales han quedado a la vista de todos porque hay gente torpe hasta para hacer trampas —definición de torpeza es que cinco españoles hayan usado la dirección de correo que termina en @diputado.congreso.es—. Ante la ingenuidad de quienes se creyeron listos, golpe maestro. Hoy muchos si duermen es gracias a la dormidina. Y por supuesto, se suceden las amenazas, denuncias, chantajes, extorsiones, dos se han suicidado, y seguro que en una semana la tasa de divorcios se ha disparado. La caja de Pandora está abierta, la última hora es que los datos personales están en manos de organizaciones criminales…

…Y las joyerías están haciendo su agosto. El éxito de la campaña “pídele perdón” es la prueba.

Lo que tiene este tema de peliagudo es que el Derecho permite a los avergonzados denunciar porque al fin y al cabo han sufrido algo ilegal; pero sobre el tema de las infidelidades no se limita a un allá cada uno con su matrimonio. En Estados Unidos hay castigo por usar el internet del trabajo para navegar por páginas de esta índole (y ahí son extremos con eso, un día os contaré), y en el ejército el adulterio está penalizado; por tanto el fin de la trifulca no parece ser tan previsible.

 

Hackear es un crimen, pero… ¿Este robo al ladrón tiene 100 años de perdón? ¿Se lo tenían merecido? ¿Hasta qué punto el respeto a la privacidad es una barrera infranqueable? Yo en este tema no puedo evitar mojarme, pero para evitar que este post sea demasiado largo mi opinión constará en el próximo post. Hay mucha información con la que contar y los puntos de vista se entrelazan. Tenemos debate para días.

¡GRACIAS POR LEER! SI TE HA GUSTADO ESTE POST POR FAVOR AYÚDAME A HACERLO LLEGAR A MÁS GENTE CON LOS BOTONES “ME GUSTA” Y ENLACES A LAS REDES SOCIALES. Y TAMBIÉN SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL TANTO DE LA PUBLICACIÓN DE NUEVOS ARTÍCULOS =)
Anuncios

5 Respuestas a “El ataque a Ashley Madison: ¿Injusticia, o justicia divina?

  1. Eso es completamente cierto, tenemos pastel para rato.
    Este caso es la cereza que nos dice’si creías que ya lo sabías todo…’ es que vamos, como tú dices, esos 37 millones de infieles debieron haber disfrutado a lo grande plantándole el cuerno a la pareja y creyéndose los más listos del vecindario, una pena, ¿qué tal que su cornuda pareja también está en la lista? ¡Válgame!
    Pero bueno, si bien podrán denunciar, no me cabe duda que también serán denunciados, hasta dónde yo sé, el aduterio sigue siendo ‘penalizado’ bajo las normas ‘morales’ [que a mí me huelen a hipocresía, vaya uno a saber] así que por muy listos que sean, si están en la lista, ESTÁN en la lista.
    También tu “el fenómeno de la infidelidad ahora se ha superado a sí mismo y ya llega a los ámbitos comerciales. Con SEO y Marketing.” sólo me deja un movimiento muy afirmativo, es la verdad, como parte del ‘mundo’ de la mercadotecnia debo admitir que sí, Ashley Madison fue un producto muy bien elaborado, les daba la solución fácil a miles de infieles que no sabían cómo tirarse un polvo sin que su pareja se diera cuenta. Ahora bien, pese a que el servicio que ofrecía tenia su parte buena, creo que de la seguridad… mejor ni hablamos.
    Un saludo, Superkmcqueen, siempre es un gusto leerte :D

    • ” les daba la solución fácil a miles de infieles que no sabían cómo tirarse un polvo sin que su pareja se diera cuenta.”. Bingo. Por eso justamente pasó lo que pasó, era cuestión de tiempo. Y sobre la seguridad… la seguridad no existe cuando hay un hacker enfurecido.
      ¡Un saludo! El gusto es mío =)

      • De hecho, los hacker no necesitan suficientes razones para hacer lo que hacen jajaja.
        Además que todos como usuarios de internet debemos tener bien en claro la primera regla del ‘club de la pelea’: No existe la seguridad. No existe la privacidad. Si está en internet, es de internet.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s