Liderazgo: la letra pequeña

Tradicionalmente nos han dicho que ser líder es privilegio de Obama, Martin Luther King, Leónidas y otros cracks. Bueno, o de los que aspiran a trabajar en las grandes empresas. Vamos, no de nosotros.

Empezar bien este post es decir que (menos mal que) eso es mentira.

La buena noticia es que el liderazgo se aprende.

(La letra pequeña empieza aquí)

El liderazgo es algo que se aprende, vale, eso es verdad. Pero admitamos que el liderazgo empieza en el carácter. Jason Katz fue de los primeros en decir que la violencia de género es realmente un problema de los hombres; y que en vez de una campaña de sensibilización es necesaria una campaña de liderazgo, puesto que el hombre cuyos comportamientos le hacen peligroso para la sociedad realmente ha perdido la capacidad de gestionar adecuadamente su propia vida.

DeathtoStock_NotStock

Está demostrado que de cara a ser líder hay que disponer de unas cualidades que por mucho que expertos destaquen como nuevas, son de sentido común.

La gente maliciosa considera todavía el liderazgo como una serie de comportamientos que te habilitan para poner a todos los de alrededor a tu merced. Justamente esa gente hizo que desde mi desconfianza, hablara en un post de hace un tiempo del ridículo de coger una idea tan noble para meterla dentro de unos temarios intercambiables por unos cientos de dólares. El liderazgo es un todo, y para serlo —ojo, no poseerlo, sino serlo— hay primero que saber quién eres.

El liderazgo no es privilegio de los que están en la cúspide de la pirámide. De hecho, no tiene nada que ver con subir pirámides.

La idea es ser alguien que logre aunar las capacidades para aportar una solución con la que todos salgan ganando. Sinergia. Y la gente que aporta soluciones está en todas partes. Lo que hace posible el liderazgo está en la confianza, en que los demás se fíen de ti. Una auxiliar de enfermería que ayuda a un conjunto de ancianos a tener una tarde buena y tranquila en una residencia está haciendo un acto de liderazgo; un CEO que hace a un becario obedecer una orden no está siendo un líder.

El “fake it till you make it” es mentira,

Si tu personalidad no está a la altura no aprenderás a ser un líder en un curso de liderazgo. Aunque pases un mes guiando caballos con los ojos vendados agarrado a tus compañeros, o cocinando juntos y juguéis al rugby. Un día te pasará algo nimio que dejará tu ego infantil al descubierto. El éxito personal es algo que va de dentro hacia afuera; no se puede fingir. Esas cualidades que te harán primero ser líder de tu propia vida (conciencia de ti mismo, mente abierta, habilidad de relacionarte con los demás, capacidad de observación y escuchar, compromiso, resiliencia, responsabilidad, confianza…) no están en los libros. Ahora bien, alguien sincero puede aprender en uno de esos cursos de liderazgo lo que necesita cambiar de sí mismo para ser mejor, y a partir de ahí no pararse, sino seguir creciendo. ¡Una guía nunca sobra!

El liderazgo es el carácter,

Tú eliges cómo reaccionas ante las cosas que te pasan —siempre. Por eso el primer paso es ver cómo eres capaz de manejarte a ti mismo. Es ver cómo asumes tu responsabilidad sin pretender echar balones fuera. Ese sentido de la responsabilidad que no permite a un líder pagar con los demás sus frustraciones personales. Por eso nunca verás a un líder a quien la pereza o el orgullo le superan.

Y eso es de fuertes.

Pensar solo en ti, hacer siempre lo cómodo para ti, apostar siempre por que te complazcan, ser excesivamente rígido… es de débiles. Un líder sabe llegar a los puntos de encuentro dado que es flexible sin ser maleable. Eso es de fuertes. Reaccionar impulsivamente ante la mínima presión es de débiles. Un líder da la cara y resuelve los problemas, porque la prioridad no es su ego. Eso es de fuertes.

DeathtoStock_Medium4 (post)

El “Fake it till you make it” es mentira. El liderazgo está en el carácter, y eso es de fuertes |

Los franceses lo llaman “savoir-rèlier” (savoir significa saber, y rèlier significa conectar, enlazar), o sea, el arte de conectar. Me parece un concepto tan importante como el de El Arte de Resolver Problemas. A día de hoy creo que grandes problemas tienen sencillos remedios. Pero hace falta mirarse en el espejo, y no enrabietarse ante la realidad que el espejo muestre.

Es el “If you wanna make the world a better place, take a look at yourself and then make a change” *de Michael Jackson. No, no es fácil, claro que no. Lo bueno es que los buenos hábitos son difíciles de formar, pero facilitan la vida.  


*Si quieres hacer del mundo un lugar mejor mírate a ti mismo y haz un cambio.

Anuncios

4 Respuestas a “Liderazgo: la letra pequeña

  1. Precisamente creo que estoy en etapa de cambio, en mi carrera nos enseñan que una empresa se mueve mejor con líderes que con jefes, así que aprendemos que cualquiera puede serlo y que no debemos dejar de lado nuestras propias cualidades. Al menos puedo decir que sí aprendí alguna cosa útil. Actualmente estoy dejando la ingeniería en desarrollo empresarial pero no me arrepiento, y aunque parezca un error, sospecho que en un futuro no lo será, quizá es que siento que puedo aportar más haciendo lo que realmente quiero hacer que obligándome a hacer algo que no me llena.
    McQueen, como siempre, es un verdadero gusto leer tus post, siempre tan positivos que hacen mi día :D

    • Está claro que hacer lo que te llena te llevará más lejos a largo plazo que hacer lo que aparentemente es “más lucrativo”. ¡Que el factor pasión es muy importante! Me alegro de que hayas sido fuerte para hacer esa elección, ¡todo saldrá bien!
      Me alegro de que este post te haya sido útil :) ¡un saludo!

      • Gracias, McQueen, fíjate que es realmente genial saber que hay más personas que me apoyan ya que muchas me han dicho ‘pero si no has terminado el cuatrimestre’ o ‘pero es que tienes más futuro’ jajaja
        Muchas gracias, ciertamente tus post siempre me son útiles XD
        Saludos~!

  2. Como siempre, todo depende del significado que se le quiera dar al concepto. Si es el convencional en terminos de liderazgo social, creo que es una falacia. Esa figura de lider que se personaliza en un individuo como cara visible de un mensaje, ya sea politico, profesional, artistico…es una gran mentira. Tendemos a la simplificacion; como el maniqueismo, buenos y malos…pero me temo que en cuestion de lideres…es al reves: La figura recae en un individuo manipulable y poco conflictivo. Creer que un lider mediatico es el protagonista de un mensaje, es tan ingenuo como pensar que Jane Fonda diseñó los programas de ejercicios que publicitaba. Los verdaderos ideologos estan siempre en la sombra, no son “una sola persona” y usan la figura del lider con la misma estrategia que usan a un candidato bien plantado o a una azafata de congreso…por poner un ejemplo de lo que quiero decir, creo que es una simpleza suponer que la monstruosidad que fue el nazismo se deba a las acciones o pensamientos de Hitler, a titulo individual…reivindico, en definitiva, el poco valor real de la figura del lider

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s