La belleza está en el interior… pero ¿de dónde?

¡Hola! Un día no tuve suficiente con quitarme unos zapatos de tacón; me desahogué: “La idea de los tacones como símbolo de elegancia, feminidad y toda esa historia es una convención sin fundamento que debe abolirse”, puse.

Un hombre estuvo de acuerdo conmigo. Tres mujeres me rebatieron con los argumentos “los tacones son preciosos” y “aunque te duelan los pies, la belleza tiene un precio”

A la hoguera todo. Luego nos andamos quejando.

Un tweet de ayer volvió a abrir la caja de los truenos. Lo menciono aquí porque me llama la atención que lo haya escrito un hombre (al igual que quien estuvo de acuerdo conmigo cuando me manifesté era un hombre). Al margen de la intención que se le haya atribuido, y toda la polémica que ha generado, no puedo dejarlo pasar, porque levanta ampollas:

“Para mí, las mujeres que defienden el maquillaje o los tacones, es como el esclavo que defiende sus cadenas pensando que le dan libertad.”

La primera respuesta a ese tweet fue una foto de Beyoncé en su único look permitido y admirado al mismo tiempo —el día que mostró una foto suya sin maquillaje medio Twitter la crucificó—. “No me digas que esta mujer no está preciosa así”. “Quítale el maquillaje, los tacones y el pelo falso y estará más preciosa aún”.

El hombre se ha metido en el peor fregao de la historia, aunque para mí la polémica está justificada, y el manifiesto es un arma de doble filo con la que hay que ir con cuidado, la verdad sea dicha.

Estoy de acuerdo con él; cabe decir que no del todo. Por un lado el evangelio de la belleza según las industrias cosméticas y de moda ha hecho tanta mella que hoy, millones de mujeres ante ciertas situaciones únicamente se sienten seguras de sí mismas (confident) sobre unos tacones y con maquillaje. Tengo decenas de ejemplos: la compañera mía que cuando tiene algo importante se pone tacones (pero el resto de días va en zapatillas), la chica que pasó a ponerse tacones, maquillaje y extensiones todos los días desde que se echó novio, y la estrella de Youtube que se disculpó ante sus compañeros (“no me ha dado tiempo a maquillarme hoy, por favor, no me juzguéis”) mediante un SMS antes de llegar a una reunión. También tenemos el video viral de las bullies estadounidenses que le dicen a la niña de la mochila que “debería ponerse algo de maquillaje”.

Quien gana su seguridad con unos tacones no lo hace precisamente por medir 10 centímetros más.

Lo hará porque durante años nos han dicho de todo, pero dos mensajes han sido los principales:

1. “no eres guapa.”
2. “pero serás guapa poniéndote esto, esto y esto. De nada.”

Las industrias más pujantes del mundo (moda, cosmética y tráfico de pelo) deben su éxito a llamar feas a las mujeres y acto seguido ofrecerles la belleza. Así durante años. Las últimas consecuencias han sido conseguir que un alto porcentaje de mujeres hoy viva en el autodesprecio. Hacer que una persona se sienta insegura es el primer requisito para ponerla a tu merced.

Por otro lado están quienes piensan que se ponen maquillaje y tacones para sí mismas. ¡Más les vale! Pero ¿eso también es consecuencia de lo primero? ¿Una se siente fea e indigna hasta para ella misma sin complementos? ¿O es que una se siente mejor? Lo ideal sería que preguntarle a una mujer por qué se maquilla fuera equivalente a preguntarle a un hombre por qué se afeita. Una respuesta puede ser la idea inocente y buena de “mejorar tu imagen”, como quien se apunta al gimnasio, se arregla el cabello o cuida su apariencia en general. El problema viene cuando la presencia o ausencia de esos complementos define la valía de una. El problema viene cuando a una mujer no maquillada la califican como “descuidada”, o una mujer sin tacones es vista como “no profesional”.

Esta mañana estuve de acuerdo con La Señora en que es probable que ideas retrógradas estén más arraigadas en muchas mujeres que en muchos hombres. Los hombres inteligentes hartos están de decir que los tacones y el maquillaje no son lo que hace que se enamoren de una, ni siquiera es lo que les anima a irles a pedir el número de teléfono. Sin embargo, todavía existe la frivolidad de machos que califican (con qué derecho, por cierto) a las mujeres según la altura de los tacones, el tamaño de los pechos, o la perfección del maquillaje.

Aunque bueno, podríamos también decir algo parecido a “¿y qué? Que cada uno haga lo que vea conveniente para sentirse mejor consigo mismo, a estas alturas lo importante es eso”.

Sería una forma adecuada de terminar el debate. Hay que tener equilibrio, mostrar una imagen cuidada es señal de respeto y consideración a los demás (en “los demás” te incluyes tú). No obstante, la seguridad en uno mismo debería estar ya dentro, y no ser algo inducido por la ropa, el maquillaje o la longitud del cabello. Si un tweet así ha logrado tanto revuelo probablemente sea porque nos queda hacer algo de introspección.

“La belleza está en el interior” dicen.

Vale, pero ¿de dónde?

Anuncios

5 Respuestas a “La belleza está en el interior… pero ¿de dónde?

  1. Estoy muy de acuerdo con lo que expones, y en especial con la conclusión: la imagen importa pero nuestra autoestima no puede depender de ella.

    Es cierto que el caso del maquillaje es un caso especial de mejora de la imagen, porque no deja de ser una máscara, con toda la ‘irrealidad’ y fugacidad que una máscara implica. Pero bueno, la ‘sorpresa’ sólo se la llevará quien intime con la susodicha, al resto de la gente la mantendrá en esa ficción de belleza, y quizá simplemente es ése el objetivo. En el fondo, ¿qué belleza es real y cuál no? ¿Que algo sea impostado, o incluso imaginado, significa que no es real?

    Todo esto lleva a la reflexión sobre la verdad como dogma y sobre la pretendida bondad incondicional de la verdad.

    • Hola Le Progressier, puede que quien se pone una máscara tenga la intención concreta de dar una imagen mejorada (o “ficticia”, según el punto de vista). La reflexión a lo que lleva esto se ve profunda, quizá a la gente nos da miedo entrar en ella.
      ¡Gracias por venir!

  2. McQueen, tanto tiempo que no me pasaba por tu blog y vengo dando con esto.
    Mi mayor miedo es que actualmente más y más niñas aprenden que para ser una mujer bonita y exitosa necesitas tres kilos de sellador, digo base, y unos tacones del 10 que te dejen caminando como la siguiente Emperatriz China, con ayuda.
    Y los padres que no les dicen nada.
    Y las madres que en lugar de decir algo siguen comprando zapatitos con tacón para sus niñas.
    Hace poco, y es por eso que me leí primero ésta entrada, vi una niñita de unos cuatro años con sus zapatos de tacón transparente y su minifalda y caminaba y la mamá le decía (a la que yo creo era) la abuela “pero mírala qué coqueta, la chamaca”…. Sorry what? Es una niña de escasos cuatro años ¿a esa edad no se supone que anden corriendo por el parque detrás de las palomas? O soy yo el anticuado y ahora no son niñas sino modelos miniatura.
    Ahora imagina en qué será de esa niña si ya a sus añitos piensa que el deber de una chica es ser bonita, coqueta y nada más…
    Como plus, hay una chica que me llena el inicio del fb con imágenes de tacones, bolsos, ropa y maquillaje, a veces me pregunto cuándo será el día que sueñe con eso XD
    Me alargué lol
    Un saludo McQueen, un placer leerte.

    • Hola Mawar, me alegra verte =). Estamos yendo cada vez a lo más superficial, será porque eso es lo que nos gratifica más rápido. ¡Y cada vez peor vamos! Lo peor es que a los niños no les estamos enseñando nada bueno. Pero ¿quién va a enseñar algo que no ha aprendido?

      ¡Gracias por venir!
      PD: Perdóname por tardar en responder :(

      • Sí bueno, ¿quién va a querer enseñar algo también? Vamos que eso “quita tiempo” para eso tenemos al mundo allá afuera traducido a redes sociales, porque ahora hay niños de 10 con perfil de Facebook….
        Pero bueno, uno no tiene porqué ser así, podemos enseñar algún valor sobre ls marcha y dejar que a su modo cambie aunque sea un poquito la forma de pensar de los chiquillos de hoy.
        PD: Al contrario, gracias por responder, siempre me alegra que andes por ahí.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s