Lo que deberías saber antes de romper.

(O DE PENSAR EN ROMPER)

Estoy saliendo de una librería y ante mis ojos tengo por un lado, la razón por la que Bernardo Stamateas se ha hecho rico, y por otro, otra razón por la que así nos va. La idea de gente tóxica vende; ayer vi n* libros del mismo autor, en una línea que ya roza la obsesión: Gente tóxica, Más gente tóxica, Emociones tóxicas, Pasiones tóxicas, y una plétora de libros y artículos que me hacen plantearme si esto es la realidad, o estamos en una especie de psicosis. No he venido a desmontar los argumentos que evidencian la existencia de tales enemigos de la salud mental (y saber cómo detectarlos es siempre necesario)…

Pero me pregunto si alguien ha pensado que la gente tóxica también lee Gente tóxica.

El artículo anterior se llamó “Crónica de una relación envenenada“, en vez de hacer alusión a lo tóxico porque no siempre la solución cómoda es la buena. Uno de los mayores malentendidos es verse a uno mismo como una especie de dios/princesa, y creer que la gente de alrededor tiene la responsabilidad de complacerle y hacerle feliz. La idea moderna del amor, por citar un ejemplo, recientemente ha tomado ese cariz ególatra, encarnado en el qué hace el otro por mí/qué me da. El día en que el otro no me complace lo suficiente y no llena mi barril de felicidad… bueno, pues se acabó el amor; lo siento, que coja las maletas.

Qué hacer con los demás / qué hacer contigo | Foto de internet

Qué hacer con los demás / qué hacer contigo | Foto de internet

Asúmelo: tu felicidad es únicamente responsabilidad tuya.

En el anterior post dije: “las señales de que debes hacer algo rápido —por tu propio bien— están ahí”. Quien lee eso automáticamente piensa en qué hacer con la otra persona (que me está amargando la vida). Pero hay dos formas de hacer algo: una es la clásica, la aplicable a relaciones realmente perjudiciales, pero de la que en ocasiones se abusa. La otra es la más incómoda, y probablemente por eso la cultura de la complacencia está tan extendida: qué hacer contigo.
Si no te sientes suficiente, pregúntate si es por algo que te están haciendo los demás… o porque tienes inseguridades internas que no tienen nada que ver con el comportamiento de los demás, pero por no lidiar con ellas prefieres acusar los otros. Eso te hace alguien tóxico, porque sometes a quien tienes delante a la impotencia de la inutilidad, en caso de que ese alguien sea una buena persona. Si no puedes ser tú, mira a ver si realmente no puedes, o la razón es que tu miedo a perder te ha llevado a tal necesidad de ser complaciente que ya no sabes ser tú.

Una relación profunda siempre sacará tus problemas no resueltos. Enhorabuena.

“¿Cómo saber qué tienes que cambiar de ti misma? Mira exactamente qué cosas son las que te incomodan. Qué es lo que saca tu tendencia a acusar a los demás“. Esto es lo que me respondió Brend ayer. Esto se aplica tanto a los de un bando como a los del otro (a mí me tenéis actualmente trabajando en ello, oye). Problemas internos no resueltos desembocan en ideas equivocadas que envenenan las relaciones de familia, pareja, amistad, laborales, etc. La mejor forma de conocerse es viendo cómo uno reacciona. No es infrecuente que los problemas no resueltos deriven por un lado en la irresponsabilidad de no tirar del carro, y por otro, en perder de vista el objetivo para priorizar el ego —y las discusiones pasen de ser para resolver problemas, a ser duelos en sí—.

Cada uno es uno mismo y sus circunstancias. Pero nadie es huevo pocho

A veces quien se muestra agresivo realmente se siente frustrado, está más vulnerable que nunca. Hay formas de reaccionar que marcan la diferencia entre la decadencia o la mejora de una relación. Entonces, si no hay señales explícitas de manipulación o maltrato, habrá que ponerse menos a la defensiva y trabajar un poco. Y si hay malos tratos, hay que tener visión para no defender lo indefendible y actuar rápidamente. Todos somos en parte responsables.

Mucha de la toxicidad que hay en el mundo desaparecería si la gente se plantease la cuestión que un día una amiga mía me hizo encarar: si de encontrarme a mí misma por la calle, me caería bien.

Es una cuestión difícil que abordo con mucho respeto, porque el mundo de las relaciones es tan complejo como fascinante y tormentoso. Con vosotros y vuestras opiniones esto es mucho mejor, por eso quiero saber qué pensáis sobre estos puntos —que me digo a mí misma la primera.

¡GRACIAS POR LEER! SI TE HA GUSTADO ESTE POST POR FAVOR AYÚDAME A HACERLO LLEGAR A MÁS GENTE CON LOS BOTONES “ME GUSTA” Y ENLACES A LAS REDES SOCIALES. Y TAMBIÉN SUSCRÍBETE PARA ESTAR AL TANTO DE LA PUBLICACIÓN DE NUEVOS ARTÍCULOS~

*n es un término que se usa en cálculo para referirse a un número indefinido, normalmente un número grande, el fin de una lista casi interminable de números.

Anuncios

7 Respuestas a “Lo que deberías saber antes de romper.

  1. La verdad es que no cambiaría una coma del texto. Me parece fundamental el enfoque de que es la relación, y no una persona, la que puede ser tóxica. Puede ser que una persona haga altamente probable que su relación con cualquier otra sea tóxica, pero en cualquier caso es la relación la que lo es, y, así, habrá algunas relaciones insalvables y otras en las que haya un margen de mejora, margen que no resulta favorecido, desde luego, por la concepción egocéntrica que sitúa exclusivamente en el otro el sujeto de evaluación (y potencial toxicidad).

    ‘De encontrarme a mí mismo por la calle, ¿me caería bien?’ Es una pregunta de las que dan miedo, y por tanto una pregunta de las importantes. Me quedo reflexionando sobre ella.

    ¡Gracias por la entrada!

    • Gracias a ti por venir y opinar, Le Progressier =) Hay dos enfoques, por lo que no siempre es el tóxico el otro, sino que pueden ser nuestras ideas las perjudiciales, y las que nos envenenen.
      La pregunta da miedo porque a veces ves la respuesta quiebra el orgullo… Y difícil es hacer que la respuesta sea “sí”.

  2. Pingback: Too much ‘trust’ will kill you | Dandelion's·

  3. Pingback: Por qué “sé tú mismo” puede ser un mal consejo. | Dandelion's·

  4. Pingback: Entre la virtud y el peor de los pecados capitales – Dandelion's·

  5. Pingback: La principal señal de que no estás preparado para una relación | Dandelion's·

  6. Pingback: La principal señal de que no te preparaste para una relación | Dandelion's·

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s