Resulta que la solución a la autoexigencia es la autoexigencia

Es inevitable hablar de esto. Han descrito a las personas muy autoexigentes como gente condenada a la infelicidad por su alta capacidad de crítica. Tal cual.

—Incluso en las entrevistas de trabajo hay gente que ha respondido al “dime un defecto tuyo” con un “soy autoexigente”…

—Y han logrado el puesto.

Mil textos sólo saben señalar el problema de la gran exigencia sin conocer la solución, otros mil ven el hecho de bajar el listón como única solución. Otros tantos no sé si pretenden ayudar o lavar el cerebro.

El expolio que ha sufrido el concepto de la autoexigencia no le roba sus virtudes esenciales, pese a que mucha gente haya dejado de creer en ellas. En una sociedad hedonista en exceso, alérgica a todo lo que saca de la autocomplacencia, ni la exigencia se libra de ser mal vista. Pero lo que sé seguro —y más hoy— es que las personas autoexigentes tienen tres atributos muy ventajosos: la alta sensibilidad, la alta crítica y la gran inteligencia. Y que quienes aprovechan estos tres atributos le dan a su vida ese componente de eficiencia personal que está al alcance de pocos.

Incluso en las áreas donde una persona autoexigente suele quedarse atrapada en sí misma. Quiero que entiendas eso, porque hay muchos errores tontos y graves que puedes evitar. Pero también cuenta con que lo primero que hay que estar dispuesto a tirar por la borda en ocasiones es el orgullo. La razón es que una alta exigencia unida a un exceso de ego derivan en una persona atrapada en sí misma, que tiene incluso una alta probabilidad de ser venenosa. Sin embargo, es fácil acabar con ese auto sabotaje… si sabes cómo. La cuestión es ser consciente del potencial que tienen los tres principales atributos de las personas muy exigentes y evitar la tendencia destructiva que los persigue:

lana-campher-126512

Los pies en el suelo | Lana Campher (Unsplash)

  1. La alta crítica. Como propiedad de los que se miran y dejan que les miren. Sin echarse a llorar

Es una herramienta importante; ya sabes que sirve para saber exactamente qué ocurre, qué problema hay y ser preciso exponiendo hechos. Muy bien. Mírate al espejo como buen autoexigente, pero también observa a las personas que son tus espejos, porque te van a criticar. Y esas críticas son importantes. Así que deja el pensamiento radical de “que no me critique nadie que no hace falta, ya me critico yo que por eso soy muy autocrítico”. Hay gente que prefiere quedarse en su rincón calladita auto-flagelándose que exponerse a que les digan la verdad, (como buen victimista). Y así les va. Es necesario un nivel de exigencia propio para permitirse no tener razón también.

  1. La alta sensibilidad. Como consciencia, y no como fuente de sufrimiento

Hay gente que muere sin conocerse a sí misma. Hay gente que muere arrepentida por no hacer lo que realmente necesitó, sino lo que otros esperaban de él. Por eso ser sensible —y lo suficientemente corajoso para ser rebelde— es una gran virtud. Las personas más resolutivas que conozco son personas sensibles; las capaces de identificar quiénes son, qué límites tienen, qué recursos tienen, y poner eso en saber lo que realmente ocurre y por qué ocurre. Eso les aventaja de cara a tomar decisiones que solventan los problemas.

  1. La gran inteligencia. Como creadora de soluciones. Eso empieza cuando te ayudas.

Eres una persona seria. Creas soluciones. Ayudas a la gente, forma parte de tus valores. Pero la autoexigencia paraliza al que no logra ayudarse a sí mismo. Ayudarse a uno mismo empieza por desterrar al orgullo cuando hay que desterrarlo. No creáis que le tengo manía al orgullo, pero sé por qué lo digo: hay gente que se aferra a él y lo antepone a todo, olvidando que lo que hay que hacer es resolver los problemas, no hacer apología. No hagas eso tú. Una gran autoexigencia puede hacerte una persona que resuelve problemas, si hay humildad en el juego. Humildad de la persona que se conoce a sí misma. Humildad de la persona que es capaz de observar a los demás. Humildad de quien, cuando es necesario, se desprende de la imagen que tiene que dar a los demás y se tiene que dar a sí mismo. Humildad del que sabe reconocer que, pese a ser altamente competente, a veces necesita ser vulnerable. Y dejarse ayudar.

Una persona altamente exigente tiene la capacidad de ponerse por encima del impostor que la atrapa. Ese que está dentro. Pero hace falta exigirse a uno mismo la capacidad de mirar y reconocerse.

—Implica poner los pies en el suelo, saber la verdad —añade la señora—. Hay que bajar o subir el listón para ajustarse a la realidad.

Por eso la solución al problema de la autoexigencia comienza desde dentro: exigiéndose también la capacidad de autorreconocerte.

Anuncios

2 Respuestas a “Resulta que la solución a la autoexigencia es la autoexigencia

  1. Interesante y digno de reflexión, merece este tema.
    Quien se reconoce a sí mismo frente a su EGO y no sale huyendo de su propia realidad, sino que hace de la autoexigencia y la humildad sus mejores aliados, encuentra la capacidad de triunfar en la vida personal; es decir, tiene los cimientos bien fundamentados.

    El mundo está lleno de grandes talentos que ayudan a los demás por su profesionalidad, pero mi pregunta es:
    Cuántos de ellos han sabido ayudarse a tiempo a sí mismos?

    En mi opinión, no resulta fácil bajar o subir el listón cuando nos sentimos atrapados/as por esa cosa oscura interior que llega e invade sutilmente nuestro espacio personal , pero merece la pena amar y cuidarse con los ojos abiertos.

    • Cuánta gente muere sin logra ayudarse a sí misma porque no se ha dado la oportunidad de conocerse realmente… por eso creo que la autoexigencia tiene dos caras, y es bueno vivir las dos. Sólo vivir una es origen de problemas.
      ¡Gracias por venir, Mar!

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s