3 tipos de personas a las que llamarás “amigos”. Y será verdad

—Conocerás tres tipos de personas en la vida. Con los tres te llevarás bien. A los tres les llamarás amigos.

Y será verdad.

Este no es otro artículo de “tipos de amigos”. Es sobre tipos de relaciones buenas que tendrás a lo largo de la vida. Y este post es para que no te limites en el pensamiento  concibiendo la amistad como “algo que o dura para siempre y es súper ideal-incondicional o no existe”. Voy a decirte una cosa: cualquier clasificación que hagan de los amigos por ahí y veas en Google, a la hora de la verdad entra dentro de los tres tipos de relaciones que establecerás. Saber esto —no son lobos vestidos de ovejas, tranquilidad— te ahorrará desengaños.

1- Confidentes.

Tendrás muy pocos (hay muy poca gente que logra alcanzarlos; prueba de ello es que hay quienes predican que no existen). Los confidentes son esa gente que apuesta por ti. Si estás en problemas, ellos están en problemas. Ellos te sacan del calabozo. Ellos te conocen en tu peor momento. Ellos son capaces de describir tus sentimientos casi mejor que tú. TD Jakes afirma que hasta no encontrar a tu confidente no conquistas tu reino. Necesitas a una persona que vea lo que tú no ves y esté a tu misma altura, porque tu confidente va a ser quien vele por la consecución de tus objetivos. Contigo no se va a cortar. Te va a decir que estás haciendo el tonto. Se va a meter en tus asuntos. Sí. Porque es confidente, y contigo no va a reservarse su opinión. Si durante la vida encuentras dos o tres, considérate una persona afortunada.

2- Constituyentes

Atento: estos no apuestan por ti como los primeros, sino apuestan por lo mismo que tú apuestas. Así que mientras tú y el constituyente estéis apostando por lo mismo, tendréis una relación donde trabajaréis, colaboraréis y compartiréis mucho, y todo será verdad.

No obstante, no confundas al que apuesta por ti por el que apuesta por lo mismo que tú apuestas; porque el que apuesta por lo mismo que tú apuestas, estará contigo mientras estéis apostando por lo mismo. En cuanto el constituyente vea a alguien que apuesta por lo mismo que él apuesta y eso ya no sea tu apuesta, se irá tranquilamente. Porque él nunca apostó por ti, sino que solo apostó por lo mismo que tú apuestas.

De modo que si no tienes ojo vas a confundir al que apuesta por ti con el que apuesta por lo mismo que tú apuestas. Y te vas a sentir decepcionado porque no supiste ver la diferencia entre apostar por ti y apostar por lo mismo que tú apuestas. Tú no eres lo que  apuestas.

3- Camaradas

El camarada no apuesta por ti, tampoco apuesta por lo mismo que tú apuestas. El camarada está en contra de lo que tú estás en contra —los enemigos de tus enemigos son tus amigos—. De modo que se une a ti en una lucha que tenéis en común. Se implica tanto que quizá llegues a pensar que ha superado a tus confidentes. Pero el camarada solo se ha unido a ti para ayudarte a vencer a un enemigo. Solo estará contigo hasta que logréis una victoria. Y cuando la misión haya terminado, se irá.

Photo by Phil Botha on Unsplash

Ahora entiendes por qué hay gente que se tiene que ir. Y eso no les hace malos | Phil Botha (Unsplash)

—Lo que te quiero decir, hermanita, es que esperes que los constituyentes y los camaradas se vayan de tu vida tras un tiempo —no puedo quitarle la razón—. No te enfades cuando un amigo no cumpla tus ideales, porque no todos los amigos tienen el mismo rol. ¡Y eso no los hace peores! Necesitas a los tres en tu vida.

 

¿Cómo saber quién es quién? Hay gente que se ha casado con quien creía ser su confidente pero en realidad era su camarada. No vale con ver quién se entristece cuando estás mal. Cuando estás en un mal momento hay gente que se queda gustosamente a tu lado porque en el fondo eso les hace sentirse superiores. Mira qué ocurre también cuando estás en un buen momento, cuando has vencido una batalla y cuando tus apuestas han cambiado. ¿Quién se queda? ¿Quién se alegra de veras por ti? No odies a los que se van: los constituyentes y los camaradas han hecho un buen trabajo.

Además, tú también has sido constituyente de algunos y camarada de otros.

Anuncios

3 Respuestas a “3 tipos de personas a las que llamarás “amigos”. Y será verdad

  1. Puees… escribes muchos artículos acertados, pero este… ni fu ni fa, la verdad sea dicha. Sin malos ánimos, you know me.

    Lo primero y fundamental, es que sólo hablas de amigos en «confidentes» y el resto es algo así como «otra cosa» que no son amigos y, por tanto, a mí me parece relleno. Y es que ni siquiera necesita ser tu confidente para ser tu amigo. Son dos conceptos distntos que pueden ir o no de la mano. Y es que se describe a un confidente… por una cosa que no es un confidente, sino un amigo muy cercano. Es todo muy confuso >_<.

    Y luego ya está el hecho de clasificar «tipos de amigos». Esta obsesión generalizada de categorizar todo, de a todo ponerle etiquetas y limitarlo… muchas veces la veo absurda. Y este es uno de esos casos. Si es tu amigo, es tu amigo. Y ya xD.

    Lo que describes como «constituyentes» son… oportunistas, simple y llanamente. Y un oportunista no es un amigo. Y, al fin y al cabo… el camarada, en su propio nivel… también es un oportunista ^_^U. O un compañero de armas, de causa, etc. Sigue sin ser un amigo.

    Se puede describir lo que es un amigo y decir que lo que no sea eso, igual es que NO es tu amigo. Y, aún así, es algo muy difuso. Hay distintos grados de amistad. Puede ser más o menos profunda. Pueden ser conocidos, amigos más o menos cercanos… Pero lo de clasificarlos por tipos… lo siento, pero no lo veo.

    Puedes decir como se puede detectar cuando una persona es o no amiga, pero en fin, este artículo en general a mí me ha parecido bastante vacío, sorry <3.

    No me odies ^_^U.

    Nota: ¡sigo vivo, remember me! Espero que estés bien ^3^~~~.
    Nota 2: estoy de vacas esta semana que viene, YAAAAY :D.

    • ¡Hola Soul! La cuestión es que los tres son amigos verdaderos. Lo que quiero señalar en el artículo es que mucha gente piensa que un amigo o es del tipo “confidente” (de los que duran para siempre, etc) o no es amigo —pensando así se pierden potenciales amistades de calidad que no son peores por durar X tiempo. Estamos de acuerdo: uno no necesita ser tu confidente para ser tu amigo.

      Es verdad que hay una obsesión por etiquetarlo todo, y en el tema de la amistad es arriesgado querer hacerlo también. Por eso no recomiendo a nadie ponerse a decir “voy a ver de qué tipo son mis amigos tras leer este artículo”. El objetivo es que se tenga conciencia de que ni todas las amistades han de ser iguales, ni durar para siempre, ni tener la misma “profundidad”. No obstante, buenas siguen siendo. Y cuando una termina, saber que en ocasiones termina porque era su fin. Ojo, “apostar por lo mismo que tú” o “estar en contra de lo que tú estás en contra” en este contexto no es ser un chinche. Recuerdo que a los oportunistas les dejé fuera desde el principio ;)

  2. Pingback: Hay que ser osado. | Dandelion's·

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s